Apenas un mes después de lanzar una nueva región, localizada en Sudamérica, de AWS, su capa de servicios web enfocados a empresas y particulares, Amazon vuelve a sorprender ampliando las capacidades del mismo y añadiendo a su gama de opciones gratuitas la posibilidad de alojar aplicaciones de Windows Server.

El anuncio, que llegaba esta mañana, implica que los usuarios pueden desplegar aplicaciones de Windows Server a modo de prueba dentro de la sección gratuita de Amazon Web Services.

El objetivo es tratar de convercerlos proveyéndoles de 750 horas en las que se pueden probar las aplicaciones a través de Amazon EC2, o lo que es lo mismo, Amazon Elastic Compute Cloud, uno de los servicios web más populares y usados del paquete, pensado para ofrecer herramientas de cloud computing que permitan ejecutar aplicaciones en entornos virtuales.

El añadido de Microsoft Windows Server supone que todo el que quiera pueda desplegar, probar o incluso lanzar nuevas aplicaciones centradas en la tecnología de Microsoft, igualando el servicio al que actualmente disfrutan los desarrolladores Linux.