wine
Aunque sabemos que hay varias alternativas para poder ejecutar programas para Windows en Macs, como Bootcamp o Parallels Desktop, nunca está de más tener alguna alternativa gratuita como Wine. Está aplicación es además bastante sencilla de usar, aunque uno de sus puntos negativos es que no soporta todos los programas de Windows.

Antes de instalarlo, podéis echarle un vistazo a la lista de aplicaciones compatibles para ver si Wine os resultará de utilidad. Os recuerdo que este programa sólo sirve para ejecutar aplicaciones y no para emular el sistema operativo. Ya lo dice su nombre, Wine Is Not an Emulator (Wine no es un emulador).

En el listado anterior se incluyen enlaces para descargar aplicaciones compatibles con el programa.

Instalación de Wine

Para no complicarnos, podemos descargar la aplicación en un paquete ya compilado desde Softonic. El resto, tan simple como siempre, arrastrar el programa a la carpeta aplicaciones.

A partir de aquí necesitamos el archivo ejecutable de la aplicación. En los casos en los que tengamos que usar el instalador, Wine usará una ruta fijada por defecto para la instalación. Para acceder a las aplicaciones instaladas tenemos que ir al menú y seleccionar «File Manager«. Desde ahí lanzaremos la aplicación.

Wine usa X11, que viene incluido con Mac OS X. Una vez instalada la aplicación tan sólo tenéis que abrir el archivo ejecutable de Windows con ella o acceder al explorador para lanzarla.

Más información | Wine