Angry Birds, sin lugar a dudas, cambió el mercado de los videojuegos para dispositivos móviles. Si bien el juego no es nada innovador, sí es adictivo y, también, divertido. Millones de personas de todo el mundo descargó este videojuego y hay fanáticos en cada rincón. Con motivo de Navidad alguien con mucho conocimiento en iluminación decoró su casa con nuestros amados pájaros.

Esta persona se llama Ric Turner y es nada menos un ingeniero de Disney quien, además de haber decorado con luces su hogar también creó un control para poder jugar. En la casa hay más de 20 mil luces y el mando tiene un cable lo suficientemente largo para que todos los que quieran puedan jugar desde su hogar.