Parece que las investigaciones oficiales se ceban con Apple. Ayer informábamos del expediente abierto a la empresa en el viejo continente por el caso Carrier IQ y hoy la Comisión Europea ha informado de la apertura de otra investigación, en este caso para saber si Apple y cinco editoriales importantes han establecido precios en secreto para los ebooks con el fin de monopolizar el sector e impedir la libre competencia.

Esta noticia es grave pues no somos ignorantes de los fallos que la Comisión tuvo en otras ocasiones, como cuando obligó a pagar a Microsoft una multa por establecer Internet Explorer como navegador por defecto en Windows. Ahora de lo que se discute es del negocio editorial, un área en plena renovación gracias al creciente interés por lo libros electrónicos y sus plataformas de soporte como iBooks en el caso de la empresa de la manzana.

Las editoras involucradas son la francesa Hachette Livre, Harper Collins y Simon & Schuster de Estados Unidos, Penguin del Reino Unido y Verlagsgruppe Georg von Holzbrinck de Alemania. En la nota de prensa lanzada en la página web de la comisión se dice en parte:

La Comisión va a investigar particularmente si esos grupos editoriales y Apple se han comprometido en acuerdos ilegales o prácticas que tengan por objeto o efecto restringir la competencia en la UE o en el Área Económica Europea.

La idea es que el organismo de la Unión sospecha que los precios de la iBookstore se están engordando artificialmente en clara ventaja económica para ellos (y los intermediarios) y resultando agraviados los usuarios. Queda por ver en qué termina todo esto, pero es curioso que se mencione a Apple y no a Amazon quien es la plataforma predilecta en este asunto. Al parecer según comentan en Fortune todo se debe a los acuerdos que Steve Jobs cerró con estos grupos antes del lanzamiento del iPad en enero de 2010. Había que tomar posiciones de ventaja en un sector ya establecido y quizás los términos del acuerdo pudo contemplar el establecimiento de ciertas tarifas.

Como es normal, ahora queda saber cuánto tiempo durará la investigación iniciada en Europa y si finalmente se comprueba la existencia de este cartel con prácticas monopolistas.

Imagen: McMexicano