Intel va a estar mucho tiempo lamentándose el no entrar al mundo de los smartphones antes. Pero como se suele decir, más vale tarde que nunca. Y es que Intel ha mantenido una estrategia extraña en lo referente a los dispositivos de movilidad como tablets y smartphones, por alguna razón no entraron a competir directamente contra ARM, que es ahora mismo la indiscutible ganadora en cuanto a procesadores móviles, el núcleo que hace funcionar tu teléfono o tu tableta.

Y estamos hablando de Intel, dominante mundial en procesadores de ordenadores, con procesadores de todo tipo de rangos, incluidos sus Intel Atom, pequeños procesadores de bajo consumo y muy moderada potencia que se hicieron muy famosos en dispositivos como netbooks. En los últimos meses los hemos visto muy impacientes por hacer que los ultrabooks sean muy asequibles, para que sean terminales capaces de competir contra las tablets. Pero son dos productos tan diferentes, que finalmente aunque pongas un ultrabook más barato que una tablet, mucha gente seguirá prefiriendo una tablet por sencillez y eficacia en diferentes aspectos, como la navegación por internet.

El sistema Medfield de 32 nanómetros, la respuesta de Intel para competir en el mundo de los procesadores móviles contra enormes como Texas Instruments, Samsung, Apple o Qualcomm, parece que está casi lista. Technology Review ha estado probando prototipos, en concreto un smartphone muy similar al iPhone en cuanto a tamaño, y una tablet que se asemeja al tamaño y aspecto del iPad.

El teléfono funciona con Android Gingerbread ya que Ice Cream Sandwich hace muy poco que se lanzó para otros fabricantes y desarrolladores, pero en cambio la tablet prototipo si que estaba funcionando con Ice Cream Sandwich.

Aunque los terminales son similares, parece que más ligeros que los de Apple, no importa mucho ya que son prototipos que no verán la luz, Intel no se dedica a la creación de este tipo de hardware y sería una grandísima sorpresa que pensasen remotamente en lanzarse a crear smartphones, con tal competencia. Según la revisa del MIT, el funcionamiento de estos terminales está a la altura de los actuales terminales, lo que pone a Intel, exactamente a eso, a la altura de ARM. No peor. Pero por desgracia no mejor.

Por desgracia para Intel, no creo que esta plataforma vaya a tener una gran aceptación. Han llegado demasiado tarde, en un momento donde Los fabricantes están usando procesadores basados en los diseños de ARM, funcionando muy bien, logrando nuevas metas como procesadores de doble núcleo. Que ARM logre llegar al punto de ser un procesador suficiente como para estar en un escritorio solo puede significar una bajada para Intel, una gran subida para los fabricantes ARM. Hasta Windows 8 será compatible con estos procesadores, eso lo dice todo.

Se espera que Medfield esté disponible para la mitad de 2012. Evidentemente no se sabe si existen socios de Intel de otras plataformas interesados en experimentar con estos procesadores, Samsung al descartamos porque desarrolla sus propios terminales, HTC tiene una muy estrecha relación con Qualcomm. ¿Quizá LG reviva su antiguo prototipo LG W990?

Vía: The Verge