webos-20-570x378

Si hay algo que ha dado algún que otro tumbo durante este año 2011 han sido HP y WebOS. HP arrancó el año anunciando que WebOS llegaría al PC y formaría parte de sus impresoras pero, al final, los malos resultados hicieron que HP diese un golpe de timón y anunciase la congelación del proyecto WebOS para replantear su estrategia y buscar una salida a este sistema operativo. Afortunadamente, HP anunció hace unas semanas que WebOS pasaría a ser un proyecto en software libre sin embargo, según se ha filtrado, ésta no fue la primera de las opciones manejadas ya que la compañía se habría planteado la venta de la división procedente de Palm por unos 1.200 millones de dólares (casi mil millones de euros).

Realmente, si nos paramos a pensar en la operación por un momento, tiene bastante sentido que HP intentase vender su división de WebOS porque era un proyecto que no terminaba de despegar y tenía riesgo de convertirse en una carga más que en una línea de negocio rentable (sobre todo después de ver los resultados cosechados por los smartphones lanzados por HP). Teniendo en cuenta que a HP le salió por 1.200 millones de dólares la compra de Palm, la compañía intentó vender el departamento heredero de Palm por el mismo precio de adquisición.

Lógicamente, vender una división en una compañía como HP no es algo tan simple como poner un cartel que diga «se vende» y esperar a que los interesados llamen, más bien requiere un proceso en el que la compañía que intenta vender establezca contactos con potenciales compradores. En el caso de WebOS, HP llegó a establecer contactos con Amazon, Samsung e Intel pero la cosa no cuajó y, según parece, también llegó a sentarse con Facebook y, concretamente, con el mismísimo Mark Zuckerberg.

Para Facebook, WebOS podría haber sido una oportunidad para «integrar talento» en la empresa (integrando a los empleados en un equipo de trabajo de esta red social) y, sobre todo, hacerse con una plataforma móvil con la que lanzarse a un mercado que tanto ansía. Sin embargo, intentar vender «un barco que se hunde» por el mismo precio por el que se adquirió no es un buen negocio y el acercamiento se enfrió porque HP no estaba dispuesta a vender WebOS por 500 millones de dólares, es decir, casi la mitad de lo que costó.

En vista que, al final, las empresas del sector no estaban dispuestas a quedarse con la divisón de WebOS por el precio original (el de adquisición de Palm), a HP no le quedó más remedioque intentar colocar el proyecto en una forja que propiciase una comunidad de desarrolladores para llevar el proyecto (a la vez que se le daba continuidad) sin encarar una pérdida extrema en la venta y tampoco tener que dedicar excesivos recursos al asunto.

Con la apertura del proyecto a la comunidad, creo que HP encontró la mejor de las salidas posibles porque, si el proyecto se activa, siempre podrá retomar WebOS para integrarlo en sus productos y, en el caso que no funcione, no debería repercutirles demasiado. De todas formas hubiese sido un destino bastante curioso la compra de WebOS por parte de Facebook.