china-flag

China quiere controlarlo todo, o al menos esa es la información que nos llega a occidente. Esto lo digo porque a veces me cuesta creer lo que leo. Sin ir más lejos a principios de esta semana os contaba la detención a manos de las autoridades de dos hombres que fueron acusados de difundir falsos rumores en Internet. Todo se originaba cuando subían un vídeo-denuncia en el que se mostraba una alta cantidad de efectivos que aparentemente estaban destinados a temas de ocio privados.

5 días de detención y pocas explicaciones por parte de las autoridades, aunque tal vez lo que mas ha llamado la atención y lo que mayor repercusión mediática ha tenido ha sido el anuncio, hará un par de meses, de lo que viene a ser un intento de represión obligando a que las personas se identifiquen si quieren escribir un blog.

Todo el asunto giraba en torno a Weibo, un servicio de microblogging que vendría a ser el Twitter para China ya que su popularidad ha empezado a subir por las nubes y a día de hoy parece imposible acallar a los millones de personas que cada día se animan a publicar mensajes polémicos que no se pueden decir en otros sitios. Lógicamente, los planes de acallar a las personas a base de hacer que se identifiquen no sentaron nada bien y lo que es peor, se filtraron al mundo occidental, que se hizo eco de todo el asunto, aunque parece ser que esto no es impedimento para que las autoridades hayan seguido adelante.

De hecho, parece ser que los ciudadanos chinos tendrían la obligación de identificarse de forma inminente, sin unos plazos estipulados pero con unas leyes que estarían a punto de entrar en vigor. Según una nota de iStockChina que tiene como fuente la CCTV, uno de los canales de propaganda oficial del país asiático. Se trata de una información realmente crítica, de una regulación que no reduciría la libertad de expresión en los servicios de blogging y microblogging haciendo que las personas dejaran de dar informaciones que las autoridades no quieren que se den.

Hay que tener en cuenta que, en contra de otros tipos de identificación de los que nos quejamos en occidente, como por ejemplo la famosa polémica creada por la imposibilidad de utilizar alias o nicknames en Google+, allí los problemas serían reales. De hecho ya son varias las plataformas de blogs que requieren a los usuarios introducir su identificación nacional –lo que aquí vendría a ser el número de DNI–, algo a lo que ahora se verían obligados el resto de servicios, que previsiblemente darían un tiempo a los usuarios actuales para completar sus datos previo cierre de la cuenta o, quien sabe, denuncia a las autoridades. De momento tan solo los datos para Weibo han transcendido, y de hecho los actuales usuarios tendrían un ultimátum 3 meses para identificarse previa pérdida de privilegios de publicación.

Al igual que sucede día a día en occidente, los servicios de microblogging ya no sólo se usaban por individuos que buscan compartir contenidos sino que el periodismo en China también empezaba a cambiar, siempre teniendo en cuenta la represión y los temas delicados, pero cada vez se utilizaba más a la hora de contrastar historias o ampliarlas con datos que directamente venían de donde se encontraba la noticia. Unas noticias que, me temo, ahora estarán aún más controladas que antes.

De momento dicha identificación sólo se da, teóricamente, en servicios de microblogging, pero por todos es sabido que la represión contra bloggers es algo habitual en China, que próximamente podría imponer las mismas normas para escribir en un blog o, quien sabe, comunicarse de cualquier otra forma a través de Internet.