El próximo gran Smartphone de Sony Ericsson —oh, cierto— se ha filtrado de la manera habitual, a través de fotos publicadas en internet. XPERIA Nozomi, nombre de modelo LT261i, ha sido descubierto por un sitio web israelí iAndroid, y republicado por el weblog Just another mobile phone blog, , con unas epecificaciones técnicas más que interesantes, entre las que destacan su impresionante pantalla con resolución 1280×720, la misma utilizada por el nuevo buque insignia de Google, el Samsung Galaxy Nexus, y una diagonal según la fuente, de 4.3 pulgadas, con una densidad de pixels de 320ppp, un poco por debajo del retina display de iPhone 4, pero con bastante mayor definición de imagen que muchos otros smartphones del mercado.

El nuevo miembro de la familia XPERIA se espera con una CPU de doble núcleo a 1.5Ghz, de arquitectura ARMv7 — utilizada en la serie ARM Cortex — lo que explicaría el resultado conseguido en el benchmark Quadrant para Android, en la media de dispositivos Tegra 2, lo que podría indicar el uso de este, o un SoC muy similar. El aspecto es e habitual entre los teléfonos de la firma, con un elegante y sobrio acabado, un frontal muy limpio y diáfano, con una hilera inferior de botones aparentemente físicos, y una cubierta trasera en color blanco brillante — con aspecto plástico — Atrae inmediatamente nuestra vista la cámara frontal del XPERIA Nozomi, que le otorgará capacidades para video comunicación, por ejemplo a través de Google Talk incluido en la versión 2.3.5 de Android Gingerbread instalada en el dispositivo, al menos en el filtrado hoy, que bien podría ser una unidad prototipo.

Muchos detalles continuan siendo desconocidos, como la fecha de lanzamiento, o un precio aproximado, o siquiera si cuando llegue al mercado incluirá el nuevo Android Ice Cream Sandwich o deberemos conformarnos con Gingerbread, pero no se puede negar que es realmente un terminal elegante, algo a lo que nos tiene acostumbrados Sony Ericsson. ¿De dónde ha salido? es difícil saberlo, pero no es la primera vez que un sitio semi desconocido hace un hallazgo de esta magnitud, con lo que, pese a tener que tomarlo, como siempre, con un poco de escepticismo, podríamos darle bastante credibilidad.