Estoy seguro que en cuanto a robots se ha visto de todo, desde los robots más evolucionados como Asimo, los robots de limpieza Romba, a los robots más absurdos capaces de servir helados. La robótica se puede usar para miles de cosas, pero uno de los usos más normales, por suerte o desgracia es la seguridad. Desde los drones pilotados a miles de kilómetros capaces de cargar misiles y ahorrar costes en grandes aviones y entrenamiento de pilotos, hasta pequeños robots de vigilancia, como este Rotundus GroundBot.

Este robot es simplemente genial, imagina que estás paseando y de pronto te encuentras con una especie de gran balón negro con dos cámaras paseando de forma autónoma. Te hace sentirete como si fueses un personaje de El Prisionero. Pero GroundBot es un robot de vigilancia bastante interesante, desde el punto que es bastante sencillo de manejar de forma remota y que es un robot todoterreno, puede rodar por una carretera, arena o incluso en el agua ya que flota.

Funciona con un motor eléctrico que hace girar esta gran rueda, un control de estabilidad para que los laterales, donde están puestas las cámaras siempre estén rectas. Estas cámaras son capaces de captar un gran ángulo de visión, desde dos partes, lo que permite ver prácticamente todo a la persona que lo controle. La empresa sueca que lo fabrica, Rotundus, lo vende como un sistema de seguridad remoto para gobiernos, para que te hagas una idea tienen oficinas de ventas en EE.UU. y México, algo que los gobiernos podrían encontrar interesante para su seguridad. Por si no fuese suficiente, tiene sensores de humo, calor, detector para drogas e incluso de radiacción.

Vía: TechnaBlog