La explosión de los diferentes servicios móviles para calificar no nos es ajena, sin embargo, ha entrado en el mercado un nuevo jugador que tiene un historial interesante y muchas posibilidades de convertirse en líder en poco tiempo: se trata de Oink, una aplicación para iOS, y la primera diseñada por el estudio Milk Inc, del fundador de Digg Kevin Rose.

La aplicación es, básicamente, una forma de calificar las cosas que hacemos, los lugares a donde vamos, etc. La verdadera vuelta de tuerca llega cuando nos damos cuenta que con Oink podemos calificar también los objetos que se encuentran dentro de un lugar al que al que vamos. Por ejemplo, si vamos a un restaurante, podemos calificar al mismo pero también por separado otorgarle una calificación a los platos que comemos.

Damos ese ejemplo porque actualmente Oink se encuentra en estado beta y, si es que lo descargamos, solamente vamos a poder «oinkear», como le están llamando a la acción de calificar, lugares que ya lo han sido en el pasado. Como es una aplicación apuntada al mercado anglo, seguramente nosotros vamos a tener que esperar un buen rato para poder utilizarlo con todas sus funcionalidades. Justamente, los pioneros de Oink estuvieron ocupados calificando comida. Pero la idea de la compañía es que, si vamos por ejemplo a un lugar donde alquilan autos, podamos saber a través de los usuarios que dejaron comentarios cuál es el mejor auto a alquilar.

Por supuesto que Oink no está descubriendo la pólvora con su aplicación, pues calificaciones de este estilo las podemos encontrar en todas partes. Incluso Foursquare, el servicio de geolocalización más usado del planeta, nos permite dejar comentarios que sirven como calificaciones para diferentes locaciones. Pero en esta oportunidad, Oink lo lleva más lejos dejándonos calificar cualquier cosa que se nos cruce. Seguramente durante los primeros días serán un poco difícil de comprender, pero con el correr del tiempo puede que se transforme en una nueva forma de evaluar el micro consumo.