Después de enterarnos que Adobe está abandonando el uso de Flash para los navegadores móviles (una gran victoria para Apple, que apostó fuerte en HTML5), ahora Microsoft también se sube a esa misma movida al hacer algunos cambios en sus planes de Silverlight, el gran competidor de Flash de la compañía de Redmond. Después del lanzamiento de Silverlight 5, a fines de este mes, Microsoft estaría retrasando (y quizás suspendiendo totalmente) el desarrollo de nuevas versiones.

Este alejamiento de Silverlight no es ninguna sorpresa: desde mediados de septiembre sabemos que Microsoft también se unió a la guerra contra Flash, y Windows 8 estará libre del producto de Adobe para unirse a la moda del HTML5. Si para Microsoft el “futuro” de la web reside en este protocolo, entonces no debería ser alarmante que abandone un producto como Silverlight.

Sin embargo, hay que aclarar que esto no significa que Silverlight desaparezca. Simplemente, quiere decir que Microsoft dejará de hacer inversiones de tiempo y recursos en temas relacionados a Flash. Silverlight todavía tendrá incidencia en el desarrollo de las aplicaciones móviles para Windows Phone, pero en el futuro (quizás cercano) esto puede cambiar drásticamente, reduciendo el rol de Silverlight a algo totalmente marginal.

También vale la pena hacer una pequeña aclaración: no se trata de la muerte de Silverlight porque Microsoft está obligado por contrato a mantener un soporte por un año para los usuarios de su producto. Por eso, por ejemplo, el soporte de Silverlight 3 recién terminó a comienzos de este año, por lo que el de Silverlight 5, que debería llegarnos muy pronto, garantiza la continuidad de la plataforma hasta bien entrado el 2012.

Por el momento, no ha existido una declaración oficial por parte de Microsoft, pero su silencio absoluto con respecto a este producto parece confirmar que no veremos nada nuevo de Silverlight. Recordemos que hoy mismo Adobe anunció que se ha perdido la batalla contra el HTML5, retirando su producto Flash del mercado de los móviles. Microsoft no se quedó atrás; ahora resta esperar una confirmación por parte de sus directivos para que los desarrolladores puedan continuar tranquilos con sus proyectos (en HTML5, por supuesto).