Parece que en el mundo Linux algo está cambiando, y ese cambio lleva el nombre de Linux Mint y Ubuntu, las dos distribuciones del sistema operativo que se están cambiando los papeles. En los últimos meses se ha comprobado cómo el segundo ha perdido popularidad en favor del primero, una caída en picado considerable si tomamos en cuenta que hace unos años era el rey indiscutible.

Como se puede ver en la gráfica que encabeza este post, un examen minucioso de los datos de DistroWatch, un sitio que publica a diario el ranking de distribuciones de Linux en base a los accesos a cada página web, revela que la más popular de todas, Ubuntu, no pasa por buenos momentos. Comparando su situación con la media de 2010 ha caído un 47’2%. Un movimiento contrario ha experimentado Mint, que ha crecido un 105% en popularidad. Las otras tres distros más importantes, Fedora, openSUSE y Debian apenas han notado cambios. Como bien dicen en la fuente de esta nota, también puede ser que estos resultados se deban a la forma en que Distrowatch está recopilando la información pero un vistazo a Google Trends revela una tendencia similar en el motor de búsquedas.

Entonces, ¿a qué se puede deber este cambio de desarrollo predilecto entre los usuarios de Linux? Es difícil saberlo con certeza, hay una coincidencia que puede arrojar luz a la respuesta. El declive de Ubuntu se hace más evidente justo a partir del momento en que apareció la versión 11.04 Natty Narwhal. Parece por tanto que no esté gustando demasiado la interfaz Unity que trae por defecto, la personalización que sustituyó a la mucho más agradable Gnome.

Ahora conviene seguir estando al tanto de esta tendencia, que podría incluso agravarse, pero de lo que no hay duda es de que los chicos de Canonical deberían estar preocupados en vista de la gráfica y bien vendría que vayan pensando en una reacción que vuelva a colocar a Ubuntu en la posición que siempre ocupó. Dejadnos preguntar, si sois usuarios de Linux, ¿vosotros también preferís Mint a Ubuntu?