Como probablemente sepáis el asistente del iPhone 4S, Siri, puede ser configurado con voz masculina o femenina. Una de las voces varoniles que además es la voz por defecto en el Reino Unido, en lugar de la voz femenina de Estados Unidos, se llama Daniel. ¿Os gustaría conocer a la persona detrás de esa voz? Se ha dado a conocer hoy mismo a través del diario londinense The Telegraph. Se trata de Jon Briggs y tiene algunas cosas interesantes que contarnos.

En primer lugar Jon Briggs no es un desconocido, se trata de un actor de doblaje que previamente fue periodista tecnológico y que ahora ha trabajado para poner voz al navegador por satélite de Garmin y TomTom en el Reino Unido así como a las advertencias y anuncios para los usuarios de la estación Kings Cross de Londres. No es de admirar por tanto que acabara poniendo el sonido al asistente de Apple, pese a que nunca lo supo, es decir, que se enteró de que él era Daniel cuando vio el primer anuncio del iPhone 4S por televisión. ¿Sorprendidos? Más debió quedar él.

El asunto tiene su explicación. El trabajo de Jon Briggs no se realizó para Apple ni siquiera para Nuance cuya tecnología es la base del nuevo producto de Cupertino. Jon se introdujo en el estudio de grabación para la compañía Scansoft en el año 2005 sabiendo que sus palabras servirían a un software de reconocimiento. Con este objetivo se registraron un total de 5.000 palabras durante 3 semanas, un proceso que según el propio Jon fue muy meticuloso, se exigía que se hiciera de una forma específica y uniforme pues después estas palabras se descompondrían para obtener más sonidos y a su vez componer otros vocablos de audio.

Coincidencias de la vida, Scansoft acabó en manos de Nuance y esta última provee la base de funcionamiento a Siri. Lo más sorprendente de esta historia es que, según Jon Briggs, un representante de Apple lo llamó poco después de que Siri sorprendiese al mundo para pedirle discreción con el fin de que no revelase datos de este extraño trabajo… nuestro personaje sonrió, pues no tiene un contrato que le vincule de esta forma a la empresa de la manzana, y ha terminado contando su historia en el Telegraph.