Ayer mismo llegó a los Estados Unidos un servicio de Apple que era muy esperado por tratarse de una propuesta bastante original, os hablamos de iTunes Match, parte del sistema de sincronización de elementos en la nube iCloud que los californianos añadieron a sus productos hace pocas semanas. ¿Qué es iTunes Match exactamente? ¿En qué se diferencia de servicios similares como Google Music o Amazon Cloud Drive? Y más importante aún, ¿camina en ese sentido la experiencia musical en Internet? Veamos.

iTunes Match

iTunes Match podría encasillarse dentro de los Cloud Lockers, es decir, los servicios que sirven para almacenar en la nube datos propios y de ese modo hacerlos disponibles para nosotros mismos en cualquier momento y a través de diferentes dispositivos desde la red. Entre los productos que Apple ha introducido con iCloud se encuentra iTunes en la nube, lo que hace este sistema es ofrecer en todos nuestros aparatos electrónicos como iPads, iPhones u ordenadores la música que hayamos comprado previamente en la tienda iTunes de la empresa de la manzana.

Pero claro está, no todo el mundo posee una extensa lista de álbumes adquiridos en esa tienda, en muchos casos tenemos canciones sueltas y luego complementamos nuestra colección con música propia proveniente de las más diversas fuentes: redes P2P, discos compactos, etc. Con iTunes en la nube ese material no sirve, porque como dijimos solo se emplea para ofrecer a todos nuestros dispositivos la música comprada a Apple… salvo que paguemos por iTunes Match. Por solo 24,99 dólares al año, un usuario mediante este servicio puede almacenar toda su colección en los servidores de Apple aunque no haya sido adquirida en su tienda, hasta un máximo de 25.000 canciones.

¿Cómo funciona? En nuestra aplicación iTunes se realiza un análisis de los contenidos personales para ver si hay correspondencia con los títulos disponibles en Apple. En caso de que exista coincidencia entonces la canción es sustituida (si lo deseamos) por la de Apple que suele ser de más calidad (256 Kbps y libre de DRM). Siendo el caso de que Apple posee hasta 20 millones de canciones en la tienda, casi con toda seguridad nuestra música encontrará su homóloga en Apple, pero si no lo hiciera entonces volcaría nuestra canción al servidor de Apple de todas formas para que así podamos descargarla y escucharla desde iCloud en nuestros gadgets (hasta un máximo de 10).

Notad que en ningún momento estamos hablando de streaming, no se trata de escucha desde Internet, sino que la lista de canciones almacenadas en la nube se nos hace disponible en un aparato electrónico para que bajemos la o las que deseemos escuchar. Por 25 dólares al año no es una mala iniciativa, aunque puede tener su lado oscuro por parte de personas que quieran aprovechar este sistema para hacerse con una buena colección «gratuita» personal desde fuentes externas y luego «lavarla» con iTunes Match, ¡allá cada uno con sus ideas!

Diferencias con Google Music y Amazon Cloud Drive

Puesto que iTunes Match es un sistema que almacena nuestra propia colección en la nube, propuestas análogas se pueden encontrar en Amazon y Google a través de sus servicios Amazon Cloud Drive y Google Music.

Amazon Cloud Drive posee un servicio gratuito de hasta 5GB como capacidad para subir nuestros archivos, que pueden ser canciones o de cualquier otro tipo. En el caso de que adquiramos la canción en la tienda de Amazon nunca se descontará de ese límite de 5GB. Sin embargo también ofrece una serie de tarifas para aumentar ese tope hasta los 100GB en el mejor de los casos. Buscando una relación con iTunes Match, si pagamos 20 dólares al año tendremos posibilidad de subir toda nuestra música sin límites, y luego estará accesible mediante el navegador en cualquier ordenador, o a través de Cloud Player (reproductor para Android no disponible fuera de Estados Unidos) hasta un máximo de ocho dispositivos. ¿Diferencias con iTunes Match? Compatibilidad con el sistema iOS, y que el modelo de Apple sustituye en la mayoría de los casos nuestra música por una de mayor calidad. En cambio iTunes Match sí impone un límite de hasta 25.000 canciones, no como hace Amazon.

Music Beta by Google es la propuesta de Google y es el más desconocido de los tres porque todavía no está disponible fuera de Estados Unidos y porque se encuentra en fase beta. Ahora mismo ofrece subir a los servidores de Google hasta 20.000 canciones propias de forma gratuita para posteriormente ser escuchadas a través de la web, de la aplicación Music Manager disponible para Mac y Windows o desde un móvil Android. Una vez que salga de beta la utilidad pasará a ser de pago, pero el precio se desconoce. Por todo ello, es difícil hacer una comparación, pero el caso sigue siendo parecido, iTunes Match ofrece un servicio compatible 100% con los gadgets de la manzana y integra un proceso de sustitución que puede venirnos muy bien.

Considerando todo lo anterior, es patente que Apple ha sabido poner en la calle un artículo muy atractivo para los usuarios, especialmente si ya tienen su colección musical en la aplicación iTunes para Mac o PC, o si son propietarios de un iPod, iPhone o iPad.

El futuro musical ¿personal o global?

Sin embargo, creo que personalmente este tipo de soluciones no está a la vanguardia de lo que debe considerarse el consumo musical actual en la red. Los servicios de escucha musical en streaming como Spotify, Pandora, Rdio, Grooveshark dan la oportunidad de escuchar canciones de una forma más cómoda, pues no hay que almacenar nada en ningún sitio si no se quiere, y porque ofrecen un catálogo amplio, acceso a canciones que no tenemos por qué conocer previamente. Por eso el estereotipo de consumidor de iTunes Match podría ser el de una persona con unos gustos musicales muy concretos, no demasiado dispuesta a escuchar temas nuevos, y que siempre sabe qué descargar o comprar en Internet para aumentar su colección.

La forma de ser del usuario medio no es esa, prefiere escuchar temas variados, tener acceso a las canciones que quiera cuando quiera y eso solo lo dan los servicios en streaming. ¿El problema? Que suelen ser más caros si deseamos sacarles todo el jugo, por ejemplo el servicio de Spotify mensual es de 10€ al mes, pero permite despreocuparme totalmente de albergar en mis equipos o dispositivos canciones que ocupan espacio y que requieren cierto mantenimiento. Bajo mi punto de vista ese es el futuro, siempre y cuando las discográficas y distribuidoras no lo destruyan.