Hace mucho tiempo, muchísimo antes de que Internet Explorer, Opera, Firefox, Chrome y el resto de navegadores que copan la actualidad fueran lo que son hoy, hubieron unos pioneros. Compañías que daban los primero pasos para que la web de hoy sea reconocible. En este caso que tratamos hoy, el de los navegadores, se erigió como estandarte Mosaic, el segundo de los navegadores gráficos con los que podíamos visualizar la web tras ViolaWWW, y el primero para Microsoft Windows.

Para hablar de esta historia del software debemos retroceder hasta el mes de enero de 1993, momento en el que Marc Andreessen y Eric Bina construyeron la primera versión, la cual sólo funcionaba sobre Unix. El navegador era un software propietario y desarrollado por el NCSA de la Universidad de Illinois.

Andreessen además sería el que desarrollaría parte del código que hizo posible el acceso a los sitios web a través del protocolo file://. El éxito rotundo que tuvo la primera versión de Mosaic supuso que en el mes de agosto del mismo año se lanzaran las primeras versiones compatibles para Windows y Macintosh.

Aunque como decía al principio, Mosaic fue el segundo navegador que permitía visualizar web, se le atribuye la popularización de lo que hoy conocemos como World Wide Web. No sólo eso, fue también el cliente temprano de protocolos como FTP, NNTP o Gopher.

Su llegada fue un referente para las primeras versiones posteriores de Mozilla y Spyglass, que más tarde se convertiría en Internet Explorer. Los motivos de su éxito fueron varios, pero principalmente y una vez que llegó a Windows y Macintosh, se convirtió en un navegador ejemplar, algo extraño para un pionero. Pensemos que a su interfaz limpia y de fácil acceso y a su aspecto gráfico cuidado, el usuario podía acceder a la web a través de HTTP (en este caso a la versión 0,9).

Importancia de Mosaic en el tiempo

Tanto en su «época» como a partir de ella, Mosaic fue un referente que condujo a la explosión de Internet en la década de los 90. De alguna forma transformó en atractivo el acceso a la web pasando de ser un espacio copado para áreas estrictamente técnicas a atraer a las grandes masas de público y mercado.

Una de las claves para su expansión fue otorgarle al navegador y añadirle gráficos, imágenes incrustadas desterrando el aspecto aburrido de texto basado en software. Quizá la otra gran clave fue salir de Unix ampliándolo a otros sistemas (sobre todo Windows que eran el 80% de los equipos en el mundo).

Quizá y aunque ahora lo veamos desde otra perspectiva, vale la pena recordar las palabras con las que se dirigía en octubre de 1994 Gary Wolfe desde Wired acerca del navegador. Una buena forma de ver con perspectiva su importancia en el tiempo:

… La revolución ha comenzado, no miren a Prodigy, AOL o CompuServe, son obsoletas. Mosaic va por el buen camino de convertirse en la interfaz estándar en el mundo entero. Si se trata de romper paradigmas, ten en cuenta a Mosaic, el famoso navegador gráfico que permite a los usuarios viajar por el mundo de la información electrónica de una forma diferente a través de su interfaz.

El aspecto encantador de Mosaic alienta a los usuarios a cargar sus propios documentos en la red, ya sean fotos a color, sonidos, vídeos o hipertextos…. Siguiendo sus enlaces podremos viajar por el mundo online a lo largo de caminos de fantasía e intuición. Mosaic no es la forma más directa de encontrar la información en la red. Tampoco es el más poderoso. Se trata simplemente de la forma más placentera… en los 18 meses desde que fue lanzado, el navegador ha incitado a los usuarios con una oleada de entusiasmo y una energía comercial inusitada, sin precedentes en la historia de la red.

Final de Mosaic

Según se encuentra en los registros de la época, la popularidad de Mosaic fue cayendo justo en el momento en el que Netscape Navigator (fundado a su vez por los mismos creadores de Mosaic) se lanzaba en 1994. En 1997 había quedado reducido a «cenizas», sin rastro de la gran base de usuarios que lo apoyaban y siendo sustituido por el resto de navegadores.

Tras la noticia de que el NCSA paró el trabajo con Mosaic, su desarrollo para el código fuente de X Windows continuó a través del esfuerzo de varios grupos independientes. Aún hoy se puede descargar desde el NCSA.

18 años después del nacimiento del primer gran navegador web, IE, Firefox o Chrome conservan muchas de las características de la interfaz de usuario de Mosaic, posiblemente el primer navegador web referente de la World Wide Web.