Nos hemos tardado un poco, pero ya está aquí la sexta entrega de nuestra Guía para principiantes de ALTFoto, en la que hemos ido explicando uno por uno los principales controles de nuestras cámaras. Hoy nos toca hablar de los medidores de exposición de nuestras cámaras, también llamados light meters, exposímetros o fotómetros. Hay también instrumentos separados de la cámara mucho más precisos, pero son de uso profesional, así que vamos a dejarlos de lado por el momento.

Ya les habíamos hablado antes del «triángulo de la exposición», formado por los parámetros primordiales de toda cámara: La sensibilidad ISO, la apertura del diafragma y la velocidad de obturación. Una exposición correcta dependerá siempre del balance entre los tres. Ha sido así desde que comenzó la fotografía, aunque la forma de determinar este balance ha cambiado con el tiempo. Antes de cualquier asistencia electrónica, los fotógrafos debían aprender por ensayo y error a calcular los parámetros de exposición. Más tarde, los fabricantes de películas, cámaras y flashes, entregaban tablas de cálculo que iban impresas en las cajas, en pequeñas libretas y hasta en los mismos aparatos.

Con el desarrollo de la técnica vinieron los primeros exposímetros, aunque su uso no se hizo extenso hasta que se redujeron lo suficiente para incluirse al interior de las cámaras. Estos primeros medidores de luz consistían en agujas que se quedaban quietas o luces que tintineaban al alcanzarse una exposición correcta. Más tarde, se introdujo la escala graduada en forma de regla a la que estamos todos acostumbrados.

Lo que hace este componente electrónico es recolectar la información sobre el ISO, la apertura y la velocidad, y calcular si la mezcla de ellas que hemos determinado dejará la foto expuesta correctamente, o quedará sub-expuesta o sobre-expuesta (con menos o más luz de la necesaria, respectivamente). La información se nos muestra en esta barra con un cero en el centro, que baja hasta -2 por un lado, y sube hasta +2 del otro. Si este sensor considera que la cantidad de luz que llegará al sensor es la adecuada, el indicador se quedará en cero. Si falta luz se irá hacia el lado negativo, y si sobra, obviamente irá al lado positivo.

Claro, esta indicación está programada de acuerdo a lo que algún ingeniero japonés ha determinado como correcto. Habrán ocasiones en las que vamos a querer sub-exponer o sobre-exponer nuestra foto con algún fin artístico. Además, como para complicarnos las cosas, las marcas no hacen esto todas en el mismo sentido. Mientras la imagen de arriba muestra lo que hace una Nikon, con el extremo positivo a la izquierda, Canon y la mayoría de las otras marcas lo ponen hacia la derecha (lo que a mí personalmente me parece más lógico).

Ahora, ¿Cómo se usa el medidor de exposición? Pues bien, la mayoría de nuestras réflex de gama de entrada o intermedias tienen dos modos básicos y algunos híbridos dependiendo del modelo. Como el enfoque automático, el medidor de exposición se activa al presionar el disparador hasta la mitad. Saquen sus manuales, que a continuación repasamos los modos:

  • Medición evaluativa: Mide toda la superficie del encuadre, y luego se ajusta de acuerdo a lo que la cámara piensa que uno quiero fotografiar. No arroja un promedio de todo el encuadre, sino que lo «escanea» y luego elige lo que cree que queremos fotografiar y lo mide.

  • Medición Puntual: Mide solo el área central, que en la mayoría de los visores se marca con un círculo. Es la forma más precisa de medición, pero para usarla correctamente tendríamos que hacer la medición, ajustar, y luego enfocar y encuadrar.

  • Medición Parcial: Es básicamente lo mismo que la puntual, pero el área en la que se hace la medición es un círculo ligeramente mayor. En el visor de la cámara, llegaría a los puntos de enfoque superior e inferior.

  • Medición promediada con preponderancia central: Que el inmenso nombre no los asuste. Simplemente se trata de un promedio de todo el encuadre, pero se le da algo más de importancia al centro.

También pueden hacer un bloqueo de la medición de exposición, presionando el botón marcado con un asterisco (*). Esto les permitirá medir y ajustar la exposición, para luego enfocar y encuadrar sin que cambie el valor mostrado. Si se mantiene presionado ese botón para tomar otra fotografía, se conservará la primera medición. Esto es muy úil cuando queremos hacer varias tomas de un escenario con iluminación constante.

En otra entrega hablaremos de la rueda de selección de modos en nuestras réflex, así que hoy solo anotaremos que abajo de Manual (M) hay opciones como Prioridad de Velocidad de Obturación (Tv) o Prioridad de Apertura (Av). Ya que la cámara asume el control de la función a la que no le damos prioridad, en estos modos podemos corregir el trabajo de la cámara al cambiar el valor de exposición directamente sobre la recta graduada, aumentando o disminuyendo puntos si nos parece que la cantidad de luz no es la correcta.

Como ven, se trata de una herramienta que podría ahorrarnos unas cuantas tomas de prueba, pero hay que tener en cuenta sus limitaciones. Para comenzar, no es muy usual que lo que vayamos a fotografiar sea redondo, así que siempre sobrará algún espacio que afectará la medición. No funciona muy bien en situaciones de mucha o poca luz, o en contraluces. Tampoco será muy precisa si el sujeto está muy lejos o en movimiento respecto de la fuente de luz. Personalmente, prefiero hacer un par de tomas de prueba en vez de fiarme de ella, pero cuando estoy en situaciones en las que el sonido de la cámara es muy llamativo, vale la pena usarla.

Tengan en cuenta también que si se usa el flash interno de la cámara, este emitirá una ráfaga de destellos para hacer la medición, lo que puede ser incómodo. Si se usa con un flash externo pero comunicado con la cámara, quizá se necesario ajustar en alguno de los dos aparatos, ya que suele ser inexacto. Finalmente, no tiene sentido usarlo con un flash sin comunicación con la cámara (no TTL), como uno «genérico» o cuando usamos disparadores remotos, ya que la medición que haga no tendrá en cuenta la potencia del flash disparado.

Con esto terminamos nuestra entrega sobre el medidor de exposición. Si les quedó alguna pregunta, la sección de comentarios es suya.

Imagen: Digital Photography Tutorial