Ayer en ALTFoto les alcanzábamos una lista de regalos en el que la primera opción era, desde luego, un lente 50mm f1.8. Un lector dejó una pregunta que quizá muchos de nosotros ya hicimos y respondimos muchas veces, pero me dejó pensando al plantearla de una manera distinta:

  • «Si quiero un 50mm para mi cámara, que tiene un sensor de formato VX (crop factor 1.5x), entonces debería comprar un 35mm, ¿no?»

Aunque la matemática sea correcta (35 x 1.5 = 52.5), hay otras cosas a tomar en cuenta. Lo interesante de un lente 50mm es que tus fotografías se ven de la misma forma en que las ve el ojo humano, es decir sin la distorsión que notamos en los ojos de pez o angulares. Para entender esto mejor, primero debemos aclarar cuatro conceptos:

  • Distorsión: Hablamos de la alteración de la forma de un objeto al ser fotografiado. Es bastante evidente cuando fotografiamos líneas rectas con lentes angulares, y en las fotos de arriba, hechas por Stephen Eastwood, vemos cómo un rostro cambia enormemente de acuerdo a la distancia focal utilizada.

  • Distancia focal: Como anotamos ya en la entrega de nuestra Guía para principiantes dedicada a este tema, la distancia focal es la longitud que separa la superficie del sensor del elemento (cristal) trasero del lente. Esta se expresa en milímetros y nos da una idea del campo visual que es capaz de captar el lente.

  • Campo visual: Es la cantidad de «realidad» que un lente nos permite «meter» dentro del encuadre. Es la porción de todo lo que vemos que finalmente queda «enmarcada» por nuestra fotografía al hacer la toma. Cambia de acuerdo a la distancia focal y el factor de recorte.

  • Factor de recorte: Es un tema que ya hemos tocado, pero en corto, se trata de una cifra que nos indica por cuánto hay que multiplicar la distancia focal original, expresada en el lente, para tener una idea exacta de la distancia focal efectiva en nuestra cámara; cuando esta no cuenta con un sensor de tamaño completo (24x36mm).

En inglés se habla del Field of View Crop Factor (FOVCF), o sea, del Factor de recorte del campo visual. Esto quiere decir que lo que se ve afectado por el tamaño del sensor y su factor de recorte no es otra cosa que el campo visual que finalmente queda encuadrado. Se usa el término «recorte», porque es efectivamente como si tomásemos la foto fullframe y recortásemos la parte central.

La distorsión, sin embargo, sigue siendo la misma, sin importar el factor de recorte. Para explicarlo de forma práctica, imaginemos que tenemos un lente de 35mm en una cámara con un sensor tan pequeño, que su factor de recorte es de 2x. Nuestro campo visual se recortará hasta ser igual a lo que captaría un sensor Fullframe con un lente de 70mm, pero si tomásemos fotos de algo con líneas rectas, se seguiría apreciando esa leve distorsión. del mismo modo, si usásemos esa configuración para hacer un retrato, no obtendríamos los resultados agradables de un 70mm, si no el leve efecto barril que hará a nuestra modelo lucir con una frente prominente y una barbilla angosta, casi como un extraterrestre.

Por todo esto, debemos usar con cuidado los cálculos de factor de recorte y distancia focal, ya que tener el mismo campo visual que en una cámara fullframe quizá no compense por la distorsión de un lente más angular, especialmente cuando se trata de hacer retratos. Si eso es lo que quieren, olvídense del factor de recorte y compren el 50mm, que las personas saldrán mucho mejor, aunque tengan que dar un par de pasos hacia atrás.

Terminamos aclarando que todo lo anterior se refiere a cámaras DSLR con sensores más pequeños, pero que usan los mismos lentes que sus hermanas de sensor fullframe. Para las cámaras compactas de lentes intercambiables, y las point and shoot, la cosa funciona distinto, ya que las ópticas son diseñadas expresamente para el tamaño de sus sensores y las distancias más cortas que necesitan ente un elemento y otro.