Sharp renueva su catálogo de televisores, con la incorporación de la nueva AQUOS Series F3, una nueva línea de televisores de diseño que incorporan las últimas tecnologías de momento. Disponibles en tamaños de 40 y 32 pulgadas (así como colores blanco o negro), incorporan paneles LCD basados en retroiluminación LED y con resoluciones nativas respectivas de 1920×1080 y 1366×768 píxeles.

Con contrastes que llegan a cuotas de nada menos que de 1.000.000: 1, supondréis con estas cifras que estamos ante televisores más que competentes. Pero la parte más impresionante es su peso y grosor: así, tenemos un con un peso respectivo de 8,5 kg y 5,5 kg, así como un llamativo grosor de tan sólo 2,7cm. Y es que el quid de estos equipos es que buena parte de la electrónica se ha sacado del chasis, para ser trasladada a una pequeña caja externa que hace las veces de centro de conexionado. En ella conectarás la toma de antena, el reproductor Blu-ray a través de su conexión HDMI o tu consola de última generación. Lo interesante es que no hay cables por el medio entre la «caja» y el televisor, puesto que se comunican a través de Wi-Fi en la banda de los 5Ghz.

Además, si le conectamos un disco duro por USB (conector que también incorpora) nos permitirá reproducir contenido desde dispositivos externos, e incluso programar grabaciones gracias a su función PVR. Compatible también con reproducción en RED ya que incorpora compatibilidad DLNA. Sharp, tampoco se ha olvidado de la conectividad con Internet, con la inclusión de su sistema Smart TV «AQUOS City», con acceso a los principales sites de la red como Yahoo! o YouTube. Indicar por último, que ambos equipos estarán disponibles a partir del próximo 12 de enero (en Japón) con precios respectivos de 1230 y 860 Euros.