Destacadas Mac OS X Software Libre Windows

Utilidades: 5 alternativas geek al famoso bloc de notas

Por 19/10/11 - 18:16

Utilidades: 5 alternativas geek al famoso bloc de notas

Ya sea para visualizar archivos de texto o redactar documentos, un editor de texto es una herramienta que nunca puede faltar en nuestro sistema operativo y en nuestros entornos de trabajo. Hay muchos tipos, cada uno enfocado a una cosa. Por ejemplo, las herramientas del tipo de Microsoft Word, es decir, los procesadores de texto, van un paso mas allá de la simple edición y nos permiten formatear textos con el fin de terminarlos con una buena presentación y maquetación.

Para otros cometidos como por ejemplo el desarrollo y la programación de código es posible que no necesitemos una herramienta para cambiar la apariencia, pero el formato y la maquetación vuelven a ser temas importantes. No es lo mismo un código con las tabulaciones pertinentes que uno que haya sido escrito en el mismo nivel, y sin incluir saltos de línea. Está bien, dependiendo del caso, el compilador de turno entenderá el código, pero a nosotros nos resultará más dificil seguirlo y si lo compartimos la cosa se complica. Por eso existen IDEs o entornos de desarrollo pensados para proporcionar al usuario una buena experiencia y poner a su disposición las herramientas adecuadas para el correcto desarrollo y mantenimiento del código, aunque en la mayoría de ocasiones dichos entornos son muy pesados para el sistema y repercuten en el funcionamiento del mismo, por no hablar de que no se trata de programas portables que podamos llevar en nuestra llave USB.

Hay muchos más ejemplos en los que podemos necesitar una herramienta que no sea un procesador de textos, tampoco un IDE pero a la vez que no sea un simple editor como el famoso bloc de notas de Windows. Por eso hoy os presento 5 alternativas geek al famoso bloc de notas, utilidades que podréis utilizar de una forma simple o avanzada, dependiendo de vuestras necesidades.

Notepad++

Se trata de mi particular favorito. Notepad++ es un editor que toma su nombre del clásico bloc de notas de Windows y le añade el ++, en clara referencia no sólo al lenguaje de programación C++ sino a que nos aporta mucho más que el programa en el que se basa. El editor es visualmente idéntico al bloc de notas, aunque esta vez contamos con una barra de herramientas llena de utilidades y que además se puede configurar mediante las pantallas de opciones. Además, el menú cuenta con muchos elementos ordenados en varias categorías para acceder a las diferentes funciones. Un comparador de documentos, corrección ortográfica basada en diccionarios, portapapeles múltiple o la posibilidad de hacer un buscar y reemplazar en todos los documentos que tengamos abiertos son algunas de sus características.

Aunque tal vez lo más interesante sea su utilidad para trabajar con diversos lenguajes de programación, motivo por el que lo he incluido en esta lista. Notepad+ nos permite seleccionar la sintaxis del documento en el que estamos trabajando, lo que hará que las palabras clave del documento se resalten y los grupos de código se agrupen automáticamente. La lista de lenguajes incluye todos los lenguajes populares, amén de otros menos conocidos pero que también tienen su hueco aquí. C, C++, C#, Python o Java están por supuesto presentes. La cosa no queda ahí y también se nos ofrece una gui que autocompletará nuestras sentencias, nos ayudará con las expresiones regulares y nos dará la posibilidad de editar varios documentos en pantalla partida con scroll automático, ideal para depurar nuestro código.

Programmer ‘s Notepad

Se trata de otro programa enfocado a los desarrolladores, y uno de los favoritos de los programadores más veteranos, ya que lleva más de una década en el mercado. Totalmente open source, Programmer ‘s Notepad tiene soporte para expresiones regulares, resaltado de texto y formato del mismo según lenguaje, conversión entre diferentes formatos, opciones de búsqueda avanzadas y agrupación de contenido por bloques o sectores.

Solo está disponible para Windows, y últimamente se han incorporado interesantes novedades como las nuevas características de conversión, la implementación del llamado espacio virtual y la creación de esquemas de configuración, aparte de la corrección de algunos bugs y también de la incorporación de nuevos idiomas.

XEmacs

Se trata, tal vez, del editor multiplataforma –con versiones en Windows, Mac, Linux, BSD…– más potente y personalizable que podemos encontrar. Basado en el famoso Emacs de GNU, podemos descargar su código fuente y adaptarlo a nuestras necesidades si es necesario, aunque actualmente no hay prácticamente función de la que no disponga.

Entre estas hay que destacar sus comandos para formatear palabras y parrafos enteros, con opción de moverlos, borrarlos o cambiarlos rápidamente, el resaltado de sintaxis para una larga lista de idiomas o la posibilidad de crear macros, grupos de operaciones que podemos programar para ejecutar cuando lo deseemos.

Su utilización es más complicada que el resto de los editores que hemos visto, y las opciones son menos intuitivas, pero no deja de ser un editor de texto en el que podéis trabajar en documentos, y llegada la hora de buscar alguna opción, encontrarla (seguro que está) y aprender a utilizarla visitando la documentación del sitio web o consultando a la gran comunidad que utiliza la aplicación.

EditPlus

Otro editor de texto, esta vez con licencia shareware, que fue lanzado a finales de los 90 y aun recibe revisiones periódicas. La última, de agosto de este mismo año, incluye la posibilidad de realizar operaciones drag & drop, guardar sesiones por documentos e incluso salvar marcadores, crear macros y la posibilidad de utilizar operaciones de autocompletar cuando estamos editando algún archivo específico.

Se encuentra en esta lista porque pese a no ser el más completo de todos, ofrece una alta gama de características y la curva de aprendizaje es realmente poco acentuada: las funciones son intuitivas y simples de configurar. Además incluye herramientas de usabilidad como la opción de lanzar los archivos en nuestro navegador favorito –si estamos editando un archivo web HTML—o buscar en los mismos según agrupamos fragmentos de código.

Ultra Edit

Por último, no podía dejar de mencionar Ultra Edit, pese a que se trata de un editor de texto con licencia de propietario y que vale dinero. Lo menciono porque también lleva mucho tiempo en el mercado, y seguramente os suene a todos. Si tuviera que destacar sólo una de sus funciones, tal vez sería la de búsqueda, que incluye múltiples opciones y hacen que sea muy útil según la ocasión. De hecho, también relacionado con la búsqueda, se incluye la herramienta UltraCompare, que nos ayuda a comparar documentos y buscar diferencias entre ellos, ya sea de contenido o de codificación.

Está disponible para los 3 grandes sistemas operativos, Windows, Mac OS X y Linux, y pese a que como os he contado se trata de software no-gratuito, si que se puede descargar una demostración que será funcional durante 30 o 45 días.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies