Save the internet

La política, a veces en demasía, es un juego de ambigüedades en el que un mismo hecho puede verse desde varias perspectivas según el matiz que se quiera potenciar en ese momento. En primavera, la Comisión Europea nos dio un soplo de esperanza cuando prometió un paquete de medidas que garantizasen la Neutralidad de la Red algo que sumado a la decisión de Holanda de garantizarla por ley nos daba muy buenas perspectivas en Europa, sin embargo, puede ser que no sea oro todo lo que reluce porque en un encuentro con los operadores, Neelie Kroes, la Comisaria Europea de la Agenda Digital, ha criticado la decisión de Holanda de garantizar por ley la Neutralidad de la Red.

En junio, el parlamento holandés aprobó una ley que prohibía a los operadores primar el transporte de unos servicios en detrimento de otros, eso sí, salvo que se realizase para evitar (o paliar) la congestión de la red o preservar a los usuarios de prácticas relacionadas con el spam. Gracias a esta medida, los ciudadanos holandeses tenían garantizado el acceso a una conexión a Internet que no discriminaba entre servicios y, por tanto, se tenía acceso a cualquier servicio ofrecido en Internet.

Sin embargo, Neelie Kroes (que por cierto es holandesa y, precisamente, ahí está la paradoja de todo esto) criticó la medida de su país natal alegando que deberían haberse esperado a que los hechos y las estadísticas recomendasen una intervención del Estado:

Exigir a los operadores ofrecer un acceso total a Internet podría matar nuevas e innovadoras ofertas. Peor aún, podría significar precios más altos que los consumidores con necesidades más limitadas no podrían asumir y que, quizás, estaban dispuestos a aceptar una oferta de servicios más barata aunque con un paquete limitado. […] Nos hace falta coherencia reglamentaria en todos los estados miembros para garantizar unas condiciones de competencia equitativas para las telecomunicaciones en toda la Unión Europea, de manera que puedan prosperar la competencia y las inversiones

Criticar la medida de su país, teniendo en cuenta que siempre abogó por la Neutralidad de la Red, la verdad, me ha parecido bastante chocante pero cuando veo que las declaraciones las ha realizado en el merco de una cumbre sobre la Agenda Digital a la que asistían muchos CEOs de Operadoras de Telecomunicaciones, me ha chocado mucho más el comentario. De hecho, durante esta cumbre, se ha pactado con la Comisión establecer una tabla de precios de tipos de conexión y servicios asociados que no entre en conflicto con la Neutralidad de la Red.

Press conference by Neelie Kroes

Algunos grupos defensores de las libertades civiles se han echado las manos a la cabeza y, realmente, no es para menos. ¿Qué diferencia hay entre limitar el uso de Skype y tener que pagar más por una conexión a Internet si queremos usarlo? La verdad es que no veo mucha diferencia porque, siendo así, una conexión neutral (sin limitaciones) podría ser mucho más cara que una limitada y, al tener que pagar más, ya se está penalizando al usuario.

¿Y cómo van a elaborar este catálogo de servicios? Según Kroes, el BEREC (Body of European Regulators for electronic communications) está ya trabajando en este asunto mediante la recopilación de cifras de uso de los distintos Estados miembros que permita establecer límites en base al uso que hacen los ciudadanos europeos de sus accesos a Internet.

Ciertamente, este giro de la Comisión Europea me parece bastante desconcertante porque después de haber abierto una consulta pública y haberse mostrado a favor de la Neutralidad de la Red, al final, han terminado dando por bueno el modelo que muchos temíamos, una conexión a Internet que tiene asociados niveles de servicio estrictamente vinculados a la cuota de abono.

¿A qué se debe este giro? Este giro podría deberse al interés que tiene la Comisión Europea en cumplir uno de los objetivos de la Agenda Digital Europea: modernizar las redes (o dicho de otra forma, apostar por la fibra y abandonar progresivamente el cobre). Bruselas quiere que se rebaje el precio del alquiler de las redes de cobre para favorecer la inversión en infraestructuras de mayor capacidad de manera que, en 2020, todos los europeos dispongan de una conexión mínima de 30 Mbps y el 50% disponga de un acceso de 100 Mbps. Lógicamente, a los operadores eso de tener que invertir en nuevas infraestructuras no les hace demasiada gracia y, por ejemplo, el Presidente de Telefónica, César Alierta, comentó:

Bajar los precios en el actual contexto de crisis económica y fuertes requerimientos de inversión, sería muy negativo para el sector y pondría en peligro los objetivos de la Agenda Digital

Para Kroes, teniendo en cuenta que las redes actuales están más que amortizadas, es el momento de que los operadores inviertan en redes de nueva generación:

Es fundamental que los precios de acceso reflejen los costes verdaderos de la red. Esto dará a los mercados la seguridad de que poner dinero en las redes de fibra es una inversión segura y rentable

En defintiiva, parece que ahí está la raíz de toda esta cuestión: sacrificar la Neutralidad de la Red a cambio de la inversión en nuevas redes de telecomunicación; un precio muy alto, ¿no?