Portátil Gaming MSI GT780DXR

Hace poco más de 1 mes, MSI anunciaba su renovada serie G de laptops para gaming con unas características impresionantes. Estos fantásticos ordenadores portátiles de 15,6 y 17,3 pulgadas en 16:9 incluían una GPU NVIDIA GeForce GTX570M, disco duro de hasta 1,5 Terabytes — y configuración RAID para dos unidades — para el modelo más avanzado y 12GB de memoria RAM DDR3, actualizable hasta los 16GB. Sin embargo algo llamaba la atención en estos equipos: en lugar de optar por las CPUs más potentes, incorporaban una versión más modesta de los chips quad-core de línea Sandy Bridge con una frecuencia base de 2Ghz, en lugar de optar por un procesador más rápido para los juegos y aplicaciones más exigentes.

Durante el evento NVIDIA GeForce LAN 6, una gran LAN Party organizada por el fabricante de tarjetas gráficas, con todo tipo de exhibiciones y stands de diferentes compañías, MSI ha anunciado un cambio en sus portátiles de alto rendimiento. Reconsiderando la primera opción en su configuración, los nuevos GT780DXR y GT683DXR vendrán con un empujoncito extra en forma de nueva CPU. Los procesadores elegidos para sustituir al Core i7-2630QM son los tope de gama Core i7-2670QM, también de cuatro núcleos con una frecuencia de 2.2Ghz y un modo turbo de 3.1Ghz. Pese al aumento significativo de CPU, los precios de ambos modelos de la firma permanecerán intactos, comenzando en los US$1,699.99 de la configuración base. Del mismo modo, los modelos «Ultra slim» de la firma, la serie X460, también serán actualizados en términos de procesador, para alojar el mismo Core i7 que la serie G. Mientras que este «upgrade» parece anecdótico debido a la aparente mínima diferencia entre los dos procesadores, parece probable que ayude al fabricante taiwanés a mantener sus productos entre los más rápidos del mercado, algo que puede darles un pequeño «empujón» en ventas, además de en potencia.