Los que tenemos más de 20 años sabemos que Kodak es una de esas compañías que estuvieron siempre en nuestras vidas, incluso sin que nos lo propusiéramos. Nuestros primeros pasos, cumpleaños y otros momentos memorables, seguramente quedaron registrados en películas de esa marca, y los vimos impresos en su papel fotográfico. Pues parece que el gigante rojo-amarillo está en riesgo.

Este es un blog sobre fotografía, pero tratándose de uno de los iconos de la industria, creo que podemos hablar un poco de economía. En ese ámbito, esta ha sido una semana negra para Kodak, pues el precio de sus acciones se desplomó un 68%, y alcanzó su punto más bajo en 38 años, después de anunciarse que gestionó un crédito de $160 millones.

La compañía se hizo famosa por introducir el carrete de película, y encabezó durante décadas el sector. Quizá por eso le cuesta tanto hacer la transición desde lo analógico. Fieles a su filosofía, fueron de los primeros en reconocer el potencial social de la fotografía digital al llamar a sus cámaras «EasyShare», aunque en realidad nunca fue muy fácil compartir fotos a través de ese sistema. En los últimos años han quedado muy rezagados con respecto a antiguos aliados como Canon, Nikon y Olympus.

La noticia del nuevo préstamo no cayó bien entre los accionistas, y mientras los portavoces de la empresa explican que el dinero es para «usos generales de la corporación», y que es una práctica usual; fuentes cercanas al directorio aseguran que se está considerando la bancarrota. Lo cierto es que Kodak ha hecho dos movidas preocupantes: Anunciar que planea vender parte de sus patentes; y contratar a una consultora para ayudarlo a reestructurar.

Primero Polaroid, luego las mejores películas Fujifilm, y ahora Kodak. Aunque duela, la fotografía analógica se nos va muy rápido. ¿Ustedes qué piensan? ¿Será el final de los «Momentos Kodak»? ¿Qué podría hacer esta marca tan querida para salvarse?

Via Reuters