Jacob Appelbaum es una de esas personas que hacen posible WikiLeaks. Voluntario en la iniciativa desde hace tiempo, Appelbaum es un hacker y ciber-activista que ha estado varios años en el punto de mira de los gobiernos y corporaciones contra las que actuaba, aunque los últimos tiempos han sido especialmente duros, con un acoso constante digno de una película de Hollywood.

Como se puede leer en varios medios, las últimas noticias son que Estados Unidos ha decidido tomar cartas en el asunto de una forma directa y ha pedido a Google y al ISP estadounidense Internet Sonic el filtrado y entrega de datos pertenecientes a los correos del hacker.

Ambas compañías ya han contestado. Los primeros han dicho que no harán declaraciones al respecto, aunque es de suponer que no cederán los datos hasta no agotar los recursos legales para proteger la privacidad de su usuario, y los segundos, Internet Sonic, han tratado de hacer lo mismo hasta que se han visto obligados por una supuesta orden judicial expedida por las más altas autoridades encargadas.

Lo más extraño del asunto, sin embargo, es que como apuntan en ALT1040, actualmente no pesaba ninguna acusación sobre Jacob Appelbaum, sino que viene precedido por el acose y derribo constante que están intentando practicar las autoridades americanas sobre la propia WikiLeaks.

¿Ha cedido Google los datos a las autoridades? El que calla otorga, y suponemos que si la orden hizo ceder al proveedor de servicios, también podría haberlo hecho con el gigante de Mountain View. Y esto quiere decir que se habrían hecho con el acceso a su cuenta de correo, el acceso a su archivo de conversaciones y también a la libreta de contactos y personas con las que intercambiaba información.