Unas cuantas sorpresas nos trajo el anuncio de los resultados financieros de Apple, entre ellas la noticia de que los números no alcanzaron los pronósticos esperados, como lo contamos ayer. Sorprende además el anuncio de Tim Cook referente a que China es ahora el segundo mercado más grande en cuanto a ingresos para los de Cupertino, por detrás de Estados Unidos.

Las cifras son impresionantes, el gigante asiático ahora es responsable del 16% de las ventas de Apple para el último trimestre o unos 4.500 millones de dólares. «Nunca he visto un país con mayor crecimiento de la clase media aspirando a comprar los productos que fabricamos, es una enorme oportunidad», dijo Cook. Más grande incluso, si agregamos a Hong Kong y Taiwan en la ecuación; a esta región le corresponde el 12% total para 2011.

A pesar de las fabulosas ventas en la región, «Apple no se ha expandido lo suficientemente rápido en China», dijo Shaum Rein de China Market Research Group. Afirmó que la empresa de la manzana debería acelarar la apertura de tiendas, 100 o más, hasta convertir al país en su mayor mercado mundial.

No es de extrañar esta aseveración si tomamos en cuenta que es muy posible que desde hace unos meses, el país más poblado del mundo sea el mercado más grande en ordenadores personales, ya que además cuenta con el  mayor número de suscriptores de teléfonos móviles, unos 940 millones de usuarios.

Apple tiene actualmente en el país seis tiendas oficiales (contra 64 en Europa),  más de 200 de terceros o Premium Resellers, y unos 7000 puntos de venta incluyendo otros tipos de socios y en especial a China Unicom,  única operadora que ofrece iPhone con servicio de contrato en ese país.

Así están las cosas, por si alguien todavía dudaba del poder con el que goza China en estos momentos. Sería lógico pensar que muchos de los esfuerzos de ventas de Apple – y sus competidores- se centren cada vez más en Asía, dado su gigantesco potencial.