Hace mucho tiempo ya, en la prehistoria de este blog cuando recién comenzaba, hablamos del famoso camera tossing, técnica que consiste en poner la cámara en modo bulbo y lanzarla al aire, para obtener patrones abstractos de las luces presentes en el lugar. La técnica es algo riesgosa ya que requiere unas manos estables y buenas condiciones para atraparla durante su caída, pero aseguraba unas tomas excelentes.

Pues esta idea fue llevado un paso más allá y han creado la Throwable Panoramic Ball Camera que se trata de una cámara en forma de pelota, que al lanzarla al aire, toma una imagen panorámica del lugar. Observen el interesante y divertido vídeo explicativo del producto:

El dispositivo se compone de una esfera con 36 cámaras de foco fijo con una resolución de 2 megapixeles. Por dentro tiene un acelerometro que le permite saber en que momento de su trayectoria alcanza la altura máxima (por la variación en su velocidad) y tomar la fotografía en ese preciso momento. Esto es muy importante ya que si se accionara por el retardo de un timer, la precisión humana tendría que ser muy alta y con este acelerometro se evita un paso crucial, tomando la fotografía solo a la mayor altura, asegurando que esta cubra la mayor parte de la escena.

La imagen final se descarga a través de una interfaz USB y esta lista para ser vista por medio de un software especial, que permite explorar el espacio de la imagen desde el punto de vista de la pelotacamara.

Lamentablemente se trata de un prototipo y aun no hay forma comercial de adquirirlo, pero sus desarrolladores están buscando financiación y cadenas de producción, por lo que tal vez en un futuro cercano veamos a la gente revoleando pelotas verdes al aire para tomarse una fotografía.