Hace un poco más de 24 horas, publicamos acerca de varios analistas que daban el visto bueno de compra de acciones de Apple a sus clientes, y que proyectaban ventas extraordinarias en periodos anuales, trimestrales e incluso del primer día. En la mañana de hoy, muchos accionistas presenciaron un descenso del 5% del valor de sus acciones hasta llegar a los $358,51, después del anuncio del iPhone 4S. Aunque al cierre se recuperó llegando a $372,50, y perdiendo solo un 0,56%.

Este acontecimiento refleja el sentimiento de muchos usuarios quienes esperaban ansiosos la presentación del iPhone 5, con su nueva y estilizada forma y una pantalla más grande. Pero, este comportamiento no es nuevo. En Enero del 2010 y durante el anuncio mundial del nuevo iPad por parte de Steve Jobs, la acción de Apple cayó un 2,5%. Otra vez, el público esperaba una suerte de superportátil con pantalla táctil; una Macbook Pro sin teclado.

Tengo opiniones encontradas acerca del evento y los nuevos productos que Tim Cook y su equipo desvelaron ayer, pero si algo puedo aprender de la experiencia -yo critiqué al iPad desde el mismo día de su presentación- es que Apple tiene un plan bien armado para su nuevo iPhone 4S, en conjunto con Siri, una especie de secretaria virtual que nos ayuda a interactuar mediante la voz con nuestro dispositivo y sus aplicaciones. Seguramente nos sorprenderá en los meses siguientes.

Como dato adicional, con la presentación del iPhone 4S, las acciones de Microsoft subieron 3,3%. ¿Será esta la oportunidad que la competencia esperaba para aumentar sus ventas y  su cuota de mercado? Si Apple no logra conquistar a los usuarios de los modelos 3GS y 4 -quienes esperaban poder actualizarse este año-, corre el peligro de perderles. Estaremos al pendiente.

Foto: Yahoo! Finance