android

Si tenemos en cuenta que los estudios de mercado sitúan a Android con una cuota superior al 50% y la intensa actividad que encontramos en el sector del desarrollo de aplicaciones para esta plataforma, que el Android Market haya superado la barrera de las 500.000 aplicaciones publicadas es un dato que, realmente, no sorprende demasiado porque era algo que ya se esperaba. En términos de volumen de aplicaciones, el Android Market es un sprinter que va tras los pasos de la App Store de Apple a toda velocidad.

Según un estudio de Research2Guidance, el Android Market, teóricamente, iba a alcanzar la App Store de Apple en número de aplicaciones para finales de este año, sin embargo, las 500.000 aplicaciones censadas en septiembre andan un poco lejos de las 600.000 existentes para iOS pero, aún así, el ritmo de crecimiento de Android es impresionante. Eso sí, aunque la actividad de Android es frenética (en volumen de aplicaciones), tanto cambio también queda patente el ciclo de vida de las aplicaciones y en el tiempo que éstas permanecen en las tiendas de aplicaciones.

app_churn_sept11

La tasa de retirada, es decir, aplicaciones que dejan de estar disponibles y, por tanto, quedan descatalogadas, es mucho mayor en Android (en torno a un 37%) frente al 24% de la App Store de Apple o el 13% del Windows Phone Marketplace. De estas aplicaciones que abandonaron el Android Market, el 78% eran aplicaciones gratuitas, algo bastante lógico puesto que entre estas aplicaciones encontramos aplicaciones de prueba, demos, versiones de evaluación o, incluso, algún que otro malware oculto; dicho de otra forma, aplicaciones que, de por sí, son lanzadas con un ciclo de vida que va a ser muy corto.

millennial-august-report_01

De todas formas, teniendo en cuenta que Android es un ecosistema abierto, la competitividad es extremadamente alta y, por tanto, podemos encontrar aplicaciones similares que pueden o no sobrevivir en base al éxito que tengan (valoraciones, comentarios, recomendaciones, etc); es decir, que ante una oferta tan amplia, al final, el usuario es el que decide. Por otro lado, se ha detectado una alta tasa de abandono de aplicaciones que, pasado un tiempo, se quedan sin soporte y, por tanto, no se adaptan a las actualizaciones o y nuevas versiones de Android, quedándose obsoletas y abandonadas por los usuarios.

En cualquier caso, el dato de Android es muy significativo y, desde luego, un buen indicador de la excelente salud de la que goza esta plataforma.