OS X Lion está convenciendo cada días más a los usuarios, una vez que le tomamos el hábito a utilizar asuntos como Mission Control, Launchpad y otros, el trabajo diario se vuelve mucho más cómodo delante del Mac. Aún así, hay ciertos estilos introducidos en Lion que no acaban de convencer a los maqueros que llevan años utilizando ordenadores de la manzana. Por ejemplo, hace unos meses nuestro compañero Carlos Rebato ponía sobre la mesa uno de ellos: la ausencia de color en la interfaz.

¿Un ejemplo claro? Abramos una nueva ventana del Finder, miremos a la columna de la izquierda, todos esos iconos perdieron su color, como si hubieran pasado por la lavadora y se hubiesen desteñido. ¿Echamos en falta esa columna colorida que antes nos acompañaba cada día? Podemos aliviarnos en el menú superior del Finder, desplegando la opción Ir, allí están, todos los iconos con sus colores originales poniendo en evidencia cierta falta de coherencia en el diseño del león.

Por suerte, hay soluciones mas allá de este consuelo temporal. Algún programador entusiasta ha querido construir un pequeño complemento que devuelve los tonos a la pálida al Finder. Se llama Colorful Sidebar y podemos descargarlo de forma gratuita y tras la instalación nos alegrará ver que las ventanas vuelven a cobrar vida. Previamente tendremos que tener instalado SIMBL en nuestro Mac para habilitar este tipo de plugins en OS X.

Una vez ejecutado el complemento, debemos arrastrar el archivo .bundle a la carpeta /Libraría/Application Support/SIMBL/Plugins y reiniciar el Finder a través del Terminal con la instrucción killall Finder. HY ahí estará, para nuestra alegría, la ventana del Finder tal y como nos gusta.