LG continúa totalmente comprometida con las televisiones 3D pasivas y viendo las debilidades de la competencia en dicho mercado, ha apostando fuerte por intentar sacarles ventaja. La última demostración de ello la encontramos en su último televisor 3D, que contrariamente a la tónica general dominada por equipos gigantes para 3D, intenta ser la respuesta para esos usuarios que desean un televisor 3D pequeño (por ejemplo para jugar con la consola) pero que no lo encuentran en el mercado.

Con sus 20 pulgadas y pantalla 3D pasiva, este nuevo equipo será el complemento ideal para la habitación del niño, puesto que hasta ahora si se quería echar unas partidas en 3D, sólo se podía hacer con televisores realmente descomunales. Basado en tecnología LED, equipando panel Full HD y con un contraste dinámico del orden de los 7.000.000:1, cuenta con todos los avances del momento pese a su tamaño. Así tenemos con sintonizador TDT, reproductor de medios a través de su puerto USB, mismo puerto que nos sirve como PVR (grabadora de vídeo) si le conectamos un stick o disco duro externo.

Presentado por el momento para el mercado coreano, tiene previsto salir a la venta por unos 400€ al cambio, que si tenemos en cuenta que incluye gafas 3D, te saca de en medio el reproductor multimedia (ya que lo integra) y encima hace de vídeo … yo lo veo hasta barato.