Por si existían algunas dudas acerca de lo bien que le están yendo las cosas a Spotify con sus servicios de pago, la plataforma de música en streaming ha sobrepasado una de esas cifras «especiales», ya que el crecimiento de los usuarios de pago supera los dos millones.

Las razones seguramente habría que buscarlas en los cambios acometidos desde mediados de este año. En ese momento Spotify cambió y modificó sus términos pasando de un modelo donde los usuarios gratuitos escuchaban música sin límite con anuncios a otro más restringido. En mayo modificaron sus términos en busca de la rentabilidad.

Esos usuarios gratuitos dejaban de tener acceso ilimitado a la música permitiéndoles desde entonces 10 horas al mes y una escucha máxima de cada tema hasta cinco veces. De la misma forma, los modelos de pago variaron ampliando el abanico con varios precios que se diferenciaban en la publicidad o no, la posibilidad de uso en el móvil o incluso la mejora en la calidad de las pistas.

Mucha gente pensó que ese sería el final de la empresa, ya que se eliminaba la opción gratis. De alguna forma, la barrera de los dos millones de usuarios nos vienen a decir que el modelo no sólo es válido, sino rentable. Además, se demuestra que el usuario no sólo quiere un «todo gratis», sino que aprecia y siente que existe una plataforma acorde a sus necesidades con el pago mensual del sistema.

Claro que una parte importante de este gran aumento se debe a la llegada del servicio a Estados Unidos. Tras muchos meses de conversaciones y complicaciones, Spotify desembarcó en julio a uno de los destinos obligatorios para que la compañía pudiera prosperar. Hoy esos más de dos millones de usuarios son la constatación de que nos encontramos con un servicio asentado. Si a eso le sumamos la posibilidad de que llegue a un acuerdo con Facebook para introducirlo en su probable servicio musical, imaginemos las posibilidades de expansión que tiene de futuro.