Sony, capaces de crear el cielo para gamers con PS3, al igual que el propio infierno con una caída sin precedentes con su red para poder jugar en internet con esta videoconsola. La gran caída de PlayStation Network es algo más que épica, fue algo monumental sin precedentes en el que se robaron miles y miles de datos personales, incluidas tarjetas de crédito de los usuarios registrados, en la que durante semanas estuvo completamente desconectadas millones de videoconsolas porque no se podía jugar online, y ahora, Sony ha preparado la guinda.

Según se ha podido encontrar en los nuevos términos de servicio para EE.UU. (enlace al PDF), existe una nueva cláusula bastante particular, de las que si alguien, de verdad se leyese estos documentos y por alguna razón comprendiese el extraño lenguaje legal con el que se habla en estos documentos que marcan el trato de uso entre tu persona y lo que sea que vayas a usar, te aseguro no lo usarias. Sony, ha incluido una cláusula en la que al usar PlayStation Network te compremetes a no demandarles, pase lo que pase.

Esta cláusula que podrías leerla de carrerilla y jamás percatarte de que lo que dice es que no puedes demandarla (de nuevo, maldito lenguaje legal), indica más o menos que si aceptas las condiciones para jugar usando PlayStation Network, no podrás demandar a Sony por problemas como el del robo de datos personales, pero dejando la puerta abierta a un trato fuera de una demanda civil.

Para dejarlo bien claro: te registras y confias en Sony para guardar tus datos personales, roban millones de cuentas con datos personales de los servidores de Sony, dejan el servicio semanas sin funcionar, en compensación te dan una porquería de juegos (aunque bien pudieron no regalar nada) y ahora te obligan a no demandarles por si vuelve a pasar algo de esto. Los hay que tener bien puestos.

Sony se ha visto en problemas como nunca antes con el robo de información de PSN, pero su departamento legal ha ido bastante lejos. Imagina que cualquier contrato que firmes se incluya una cláusula en el que si te roban, no puedes demandar porque la seguridad fue mala y no había protección necesaria. ¡Imagina que nadie se hubiese leído este contrato legal!

Vía: Kotaku