PayPal es un servicio que me gusta mucho. Permite a cualquier usuario realizar pagos instantáneos, de una forma sencilla y muy intuitiva, y lo más importante, completamente seguros. Lanzado hace ya muchos años, se trata de un servicio que cada vez adoptan más empresas como método de pago, poniendo tal vez en duda las ¿altas? comisiones que cobran a los vendedores que deciden utilizar el servicio. Aunque sin embargo, las ventajas son muchas, y personalmente creo que es un servicio que vale la pena.

Y parece que no soy el único, ya que esta mañana leía asombrado que la compañía ya procesa la friolera de 315 millones de dólares diarios, es decir, unos 220 millones de euros según el cambio actual. Se trata de unos datos que se han llegado a convertirse en impresionantes debido a ha que prácticamente mes a mes los pagos y transacciones con el servicio se han visto incrementados exponencialmente desde que éste fuera lanzado.

Se trata de una compañía que no deja de batir récords, y que en el último cuarto del ejercicio fiscal en que nos encontramos vio que sus beneficios crecían por encima del billón de dólares americano, unos 750 millones de € de los nuestros. Esto supone un incremento de casi el 35% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, en parte gracias a la cada vez más creciente utilización del servicio a través de teléfonos móviles y otros dispositivos portátiles.

Desde aquí no me queda otra que darles la enhorabuena y desearles que sigan haciendo un buen trabajo como hasta ahora.