Alienware, Toshiba, Acer e incluso Razer se han atrevido con nuevas lineas de portátiles especialmente diseñados para los más gamers; y como MSI no podía ser menos, ha aprovechado este comienzo del mes de septiembre para anunciar la actualización de su serie G de portátiles gaming. La compañía taiwanesa — Taiwán está de moda — ha presentado estos equipos de alto rendimiento con los que espera competir de tú a tú con las antes mencionadas y sus series de laptops para jugones, como los M17x, Qosmio o el recientemente presentado Blade.

MSI ha dado el salto con dos nuevos modelos distintos dentro de su serie G, el GT780DXR y GT683DXR, ambos con GPU dedicada de Nvidia GeForce GTX570M. Según la firma, los nuevos portátiles están diseñados «para el jugador hardcore que busca gran potencia con una experiencia inmersiva sin precedentes». Estos equipos llegan en un momento delicado en el que la competencia ya asentada y la que acaba de llegar, acaparan portadas en páginas webs y revistas, obteniendo galardones por su extremo rendimiento, pero MSI confía en que sus productos puedan abrirse paso y alcanzar un lugar estable en el saturado mercado.

El GT780DXR incluye una pantalla de 17,3 pulgadas FullHD con acabado mate, un teclado retroiluminado SteelSeries programable, procesadores Intel Core i7-2630QM con cuatro núcleos a 2Ghz — y modo turbo hasta 2.9Ghz — y 12GB de memoria DDR3, actualizable hasta los 16Gb. En cuanto a almacenamiento, el equipo estrella de la serie incorpora un disco duro de 1TB, aunque también es actualizable hasta 1.5TB si no nos parece suficiente. La configuracíon del ordenador marca RAID 0 como disponible, de modo que se espera espacio para una segunda unidad de disco duro para aumentar el rendimiento general del sistema. Del mismo modo, se incluye una grabadora Blu-Ray, y Wi-Fi 802.11b/g/n y bluetooth en cuanto a conectividad.

Por su parte, el más económico de la serie, el MSI GT683DXR tiene un chasis más compacto, con pantalla de 15,6 pulgadas FullHD en 16:9 con acabado glossy, sin teclado retroiluminado pero con unas características muy similares a su hermano mayor con el mismo procesador, hasta 16GB de memoria de sistema, y 1TB de almacenamiento incluido, junto con la tarjeta gráfica común para ambos, la Nvidia GeForce GTX 570M con 1,5GB de memoria GDDR5.

Ambos equipos llevan de serie el sistema de refrigeración MSI Cooler Boost Technology que asegura una correcta ventilación del sistema en las condiciones más duras, altavoces Dynaudio con THX TruStudio PRO para la mejora de los efectos de sonido, USB 3.0 que garantiza la más alta velocidad de transferencia con dispositivos externos, y una webcam integrada de alta definición 720p. El fabricante ya ha comenzado a distribuir estos impresionantes ordenadores portátiles, que se pueden comenzar a adquirir en los Estados Unidos — y pronto el resto de mercados — a partir de US$1699.99

Hasta hace no mucho, solo selectos fabricantes se atrevían con este tipo de ordenadores enfocados al ocio electrónico, con tarjetas gráficas «mainstream» de alto rendimiento y unas especificaciones dignas de cualquier equipo de sobremesa potente, pero el mercado parece haber sufrido un vuelco y cada vez más casas se animan a aportar su propia versión, lo que no hace más que ampliar las opciones del consumidor a la hora de elegir su plataforma preferida. Llama la atención que con unas características superiores estos portátiles tengan un precio para el usuario hasta más de 1000 dólares inferior al de la última máquina anunciada, el Razer Blade, lo que indica lo diferente de sus planteamientos a la hora de crear sus máquinas, con enfoques completamente opuestos, uno hacia la potencia más bruta, y el otro hacia la comodidad de uso.