Una de las características más notables y criticadas de la plataforma iOS creada por Apple es la imposibilidad de ejecutar Flash a menos que utilicemos la puerta trasera ofrecida por aplicaciones de streaming o por el jailbreak. ¿Qué razón ha empujado a los chicos de Cupertino a esta cruzada? Principalmente impulsar el protocolo HTML5 y por otro reducir la demanda de recursos que exige Adobe Flash. Pues bien, Microsoft en Windows 8 se une a la causa de Apple.

A pesar de que muchos usuarios han visto como un paso atrás la medida que adoptó Steve Jobs de cerrar el paso a Flash en los dispositivos móviles (recordad que incluso en el nuevo MacBook Air no viene preinstalado) ahora en Redmond llegan a compartir la misma visión. Internet Explorer 10, la versión que estará presente en Windows 8, estará libre de plugins en su versión Metro.

¿Qué quiere decir esto? Que si accedemos al navegador por defecto, en la interfaz Metro que se pudo observar hace dos días, no podremos ejecutar complementos como Flash, tan sencillo como eso. Lo contrario ocurrirá si lo hacemos desde la versión web tradicional que Windows 8 integra. Los argumentos aportados por Microsoft aparecen muy bien explicados en su blog:

La experiencia que los plug-ins ofrecen hoy en día no es un buen partido para la navegación estilo Metro y la moderna web basada en HTML5. La ejecución del estilo Metro en IE libre de plug-ins mejora la vida de la batería así como la seguridad, fiabilidad y privacidad para los consumidores. Los plug-ins han sido importantes desde el comienzo en la historia de la web. Sin embargo, la web ha recorrido un largo camino desde entonces, con HTML5. Proporcionar compatibilidad con la tecnología de plug-in dificultaría, en lugar de mejorar, la experiencia de navegación del consumidor en la interfaz Metro.

Es decir, que se trata de los mismos motivos que hasta ahora había estado dando Apple para explicar su posición. De hecho, un análisis realizado en Redmond sobre la web indican que muchos sitios de Internet ya están adaptándose a estos nuevos criterios. De las 97.000 páginas web más visitadas del mundo, un 62% han abrazado el HTML5 en detrimento de Flash.

En definitiva, parece que la campaña pro-HTML5 iniciada hace unos años está dando sus frutos, y en realidad, por mucho que algunos se empeñen en ver ciertos intereses oscuros en estas decisiones, los propios usuarios somos los más beneficiados en que Flash pase a mejor vida.