Un mes después de lanzar su versión beta y con la versión anterior con tan sólo mes y medio de edad, Mozilla ha lanzado hace unas horas la versión 7 de su navegador web Firefox.

Esta nueva iteración en uno de los navegadores más populares del mercado incluye una característica que muchos estábamos buscando: Usa un 30% menos de memoria que su predecesor. ¿Y se nota? Por supuesto que se nota. Firefox 6 ya mejoró en cuanto a rendimiento, y tal vez lo que le faltaba era esto. Esta nueva versión da la sensación de ser mucho más ligera y de recuperar el espíritu que hizo popular al navegador de Mozilla.

El resto de novedades incluyen una reducción en los tiempos de carga y una mejor gestión de los nuevos elementos de HTML5, especialmente Canvas y las animaciones. También se han arreglado numerosos fallos de seguridad que aunque no eran graves podían suponer una amenaza para la integridad del sistema, y se ha añadido soporte para MathML y algunas características de la nueva versión de las especificaciones CSS. La lista completa de cambios puede leerse en la web oficial de Mozilla.

Pese a que ya anunciaron que los planes iniciales de eliminar el número de versión de los futuros lanzamientos quedaba pospuesto, creo que es necesario que la gente deje de hablar del “nuevo Firefox 6” o del “nuevo Firefox 7” y se centren en descargar la última versión del navegador independientemente de cual sea esta. Es una fórmula que lleva usando Google con su Chrome desde las primeras versiones y que sin duda ha funcionado. ¿Por qué seguir numerando los nombres cuando vamos a ver una versión cada 30 días?