Suk-Joo Hwang, ex gerente de la empresa coreana Samsung, testificó haber infiltrado información privilegiada acerca de los volúmenes de pantallas manufacturadas para Apple. El testimonio se realizó en el juicio en contra de James Fleishman, ejecutivo de Primary Global Research, quien ha sido acusado de comprar datos de varios empleados y posteriormente venderlos a sus propios clientes.

Hwang, que ahora goza de inmunidad, afirma que la reunión con Fleishman se realizó en un restaurante en Mountain View, en diciembre de 2009, donde entregó información privada sobre el volumen de pantallas líquidas LCD de Samsung a utilizar por Apple.

«Una cosa en particular que recuerdo vívidamente fue que hablé de los números de envío de Apple, era acerca del iPad

Hwang declaró haber recibido pagos por $200/hora por parte de Primary Global Research en concepto de «consultoría», cifra que aumentó a $350/hora cuando Hwang quiso romper el  trato.

El estreno del iPad en Estados Unidos se realizó en Abril del 2010, a unos pocos meses de la reunión con Fleishman, y Hwang fue despedido de Samsung en Junio del 2011. Asegura no haber sido acusado de delito alguno.

Parece que Apple tiene más agujeros que los coladores en lo que respecta a información confidencial; es lo que tiene ser una de las empresas con más éxito en el mundo. Espionaje industrial, ¿se vale?