Hace menos de un año descubría gracias a un artículo de Bitelia la existencia de Advanced System Care, una suite de herramientas destinadas a proteger y optimizar nuestro sistema que últimamente esta dando mucho de que hablar.

Acaba de ser lanzada su versión 4, la cual amplía la gama de herramientas y utilidades incluidas y optimiza aún más las ya existentes. Las novedades son bastantes, asi que hemos decidido preparar un completo Bitelia Labs, ya que como veréis, la suite lo merece.

Configuración

Para empezar hay que decir que la instalación es realmente sencilla. Se trata del típico asistente en el que únicamente tendremos que elegir la ruta donde queremos que se instale la suite, algo que apenas tardará unos segundos en completarse. Sin embargo algo que debéis saber es que si disponeis de un antivirus con análisis heurístico, éste podría deterctar algunas de las utilidades como amenazas, en mi caso el gestor de discos utilizando NOD32. Si habéis descargado la aplicación de su sitio oficial no debéis temer ya que se trata de algo normal, siendo una utilidad que realiza operaciones especiales sobre nuestras unidades.

Tras completar la instalación la lanzadera de la aplicación se iniciará automáticamente y nos pedirá que realicemos algunos ajustes. Se trata de darle a las utilidades la apariencia que deseemos, con la posibilidad de elegirla de una lista de skins. También se nos pedirá el idioma, y más tarde vamos a lo que realmente nos interesa: la seguridad de nuestro sistema, que se basará en los siguientes puntos:

  • Optimización de computadora
  • Optimización de red
  • Escaneo Profundo
  • Defragmentación Inteligente
  • Autolimpieza
  • Autoactualización

Estas configuraciones permitirán que establezcamos unas preferencias básicas de cara a utilizar el ordenador, siempre dependiendo del uso que le vayamos a dar. El rango va desde una optimización enfocada al rendimiento hasta un sistema muy seguro en el que Advanced System Care estará constantemente preocupado y analizará prácticamente todas las operaciones que se hagan. Todo de forma automática, aunque por supuesto, tratándose de una suite, tenemos una serie de utilidades que podemos utilizar manualmente dependiendo de nuestras necesidades.

Todas ellas son accesibles desde la pantalla principal, donde además tenemos un completo sumario con las amenazas eliminadas o problemas detectados, y con algunos vínculos a opciones o incluso a otras utilidades de IOBit como Password Protected Folder, utilidad gratuita de la que ya nos ocuparemos otro día.

Limpieza Rápida

Esta opción sirve para limpiar, reparar y optimizar diariamente el ordenador. Se trata de la utilidad que más usaremos, ya que permite realizar una serie de operaciones de una manera relativamente rápida y siempre sencilla. Esta vez, las operaciones son las siguientes:

  • Escaneo rápido de malware
  • Reparación de registro
  • Reparación de accesos directos
  • Limpieza de privacidad
  • Limpieza de archivos basura

Como veis, se trata de opciones muy parecidas a las de otras utilidades como CCleaner. Nos permite hacer un escaneo rápido de malware con el fin de detectar y eliminar bichos que pueda haber escondidos en el sistema, eliminar archivos temporales y basura con la esperanza de recuperar algo de espacio libre, y optimizar el registro de Windows para recuperar algo de rendimiento.

Cada opción tiene a su vez su configuración propia, a la que podemos acceder haciendo clic en opciones y que desplegará la rama adecuada de la configuración. Todo un acierto, ya que de no incluir estos accesos directos, navegar por la gran cantidad de opciones que se nos presentan podría acabar siendo un poco pesado.

Otro acierto es que el análisis tome muy poco tiempo. Siempre dependiendo de las especificaciones del ordenador, por supuesto, aunque en mi caso me encontraba realizando el análisis en una computadora ya algo antigua y cada una de las opciones tomó menos de un minuto, algo que por cierto indica la interfaz al comenzar el análisis. Si da la casualidad de que se han detectado problemas, repararlos llevará incluso menos, y por lo que pueda pasar el propio programa se encarga de realizar un punto de restauración del sistema.

Limpieza Profunda

La versión pesada de Limpieza Rápida. El objetivo es realizar un mantenimiento muy completo de nuestro sistema, algo que incluye todas las opciones que hemos visto en la versión rápida o light además de otros puntos que no debemos o solemos realizar con tanta regularidad:

  • Defensa pasiva
  • Escaneo de disco
  • Reparación de vulnerabilidad
  • Defragmentación de disco

La defensa pasiva intentará inmunizar a nuestro sistema de cara a que sea dificil que se contagie con software maligno, algo de lo que también se encarga la reparación de vulnerabilidad, aunque ésta esta mas enfocada a agujeros de seguridad del propio sistema. Por último, el escáner y defragmentador de disco ayudarán a que nuestras unidades gocen de toda la salud y garantías que necesitamos, añadiendo interesantes opciones sobre los programas ya incluidos en Windows y realizando un análisis exhaustivo de nuestros discos.

El resto de opciones como os comento son las mismas, aunque Advanced System Care pondrá más empeño y mostrará absolutamente todos los problemas. Esta vez el tiempo de ejecución de cada acción tardará entre 5 y 10 minutos, salvo la defragmentación, que puede llevar bastante mas.

Turbo Boost

Turbo Boost es una opción que promete ayudarnos a mejorar nuestra computadora, optimizando y acelerando los servicios de manera temporal para obtener un mayor rendimiento. Para ello se nos proponen una serie de opciones que lidian con la RAM o la conexión de red. Dividido en 3 opciones diferentes, Servicios del sistema, Aplicaciones en segundo plano y Temas configuramos o nos deshacemos de esos elementos que en ocasiones hacen que nuestro ordenador pierda rendimiento concentrándolo en ellos.

El primer punto, Servicios del sistema, mostrará varios servicios que influyen en la reacción de Windows a la hora de hacer ciertas operaciones. Estos incluyen el listado de equipos de red, el soporte para escáner e impresoras o las aplicaciones que tengamos programadas en el task scheduler.

La pestaña de Aplicaciones en Segundo Plano nos muestra todas las aplicaciones que se encuentren corriendo en ese momento, siempre y cuando estas esten marcadas por su condición de correr en un hilo de ejecución secundario. Nos referimos a servicios de antivirus, software para diversos dispositivos y demás utilidades que normalmente tenemos corriendo y de las que en ocasiones podemos deshacernos para intentar conseguir lo que hace Turbo Boost: Dar un acelerón al sistema.

Por último, la pestaña Tema nos da la posibilidad de deshabilitar el tema visual de Windows XP o Windows 7, consiguiendo una mayor velocidad a la hora de trabajar con la interfaz de nuestro sistema.

¿Y funciona? Pues si. Tras aplicar los cambios el sistema dio la sensación de ser otro, con cero ralentizaciones pese a tener muchas aplicaciones y ventanas en el navegador abiertas, y la propia suite. Ideal para máquinas que se quedan un poco atrás o que rozan los límites de las a veces excesivas especificaciones de las versiones actuales de Windows.

Caja de Herramientas

La Caja de herramientas incluye más de 20 utilidades secundarias que amplían la suite y la experiencia Advanced System Care. Además de partes que hemos podido ver en el resto de opciones, aquí nos encontramos con las utilidades necesarias para optimizar la memoria RAM, defragmentar el registro de Windows o aplicar las configuraciones necesarias para hacer que nuestra conexión a Internet funcione mejor que nunca. Están divididas en las siguientes categorías:

  • Limpiar
  • Optimizar
  • Reparar
  • Seguridad
  • Control

No todas las utilidades –aunque casi todas– están disponibles de serie, y habrá que descargarlas dependiendo de éstas. El proceso es realmente sencillo, ya que si nos falta una utilidad el propio programa nos preguntará si queremos descargarla.

Nos encontraremos con algunas sorpresas, como el Triturador de Archivos, que hace las veces de eliminador definitivo de documentos, sobreescribiendo la información con ceros y haciendo los archivos irrecuperables, o el Recuperador, que hace precisamente lo contrario.

Conclusión

8/10

Tras utilizar durante varios días una suite que pensé que no iba a aportar suficientes novedades en comparación con otros productos del mercado, he de decir que estoy gratamente sorprendido con los resultados. Está bien, puede que las utilidades básicas sean las mismas que en otros, pero aquí todo da la sensación de funcionar. No ha habido ni una sola opción tras la cual no haya notado cambios.

Especialmente destacable es el citado Turbo Boost, la utilidad para liberar los recursos del sistema y dejarlos a nuestra disposición. El cambio tras ejecutarlo fue bestial, y no puedo dejar de recomendarlo. Esto, unido al resto de utilidades, hace que Advanced System Care sea una de las suites más completas que he probado hasta ahora, y que a veces me pregunte por qué Windows no incluye de serie este tipo de programas.

Advanced System Care se ofrece en dos versiones, la PRO y la gratuita. Mientras la PRO incluye todas las novedades que os hemos contado y su licencia cuesta 19.95 dólares anuales, la versión gratuita pone a nuestra disposición el escaneo básico para que nos hagamos una idea de lo bien que funciona. Aún así, hay que si decidimos hacernos con la versión de pago, se nos garantiza la devolución de nuestro dinero si no quedamos satisfechos durante los primeros 30 días, algo que seguramente no pasará ya que en mi opinión es uno de los conjuntos de utilidades de este tipo que mejor funciona.