Bitcasa acaba de ser presentado en sociedad. Se trata de un nuevo servicio de almacenamiento online que rompe las reglas que han impuesto otros competidores y que nos proporciona la posibilidad de almacenar todo tipo de contenidos de forma ilimitada.

Aunque sin duda, lo que más llama la atención de Bitcasa no es que cuente con un almacenamiento virtualmente ilimitado sino que funciona a modo de disco duro. De una forma totalmente innovadora y sin que nos demos cuenta, Bitcasa se ocupa no de sincronizar automáticamente todos nuestros archivos, sino de trabajar directamente en la nube, que se convierte en el sitio donde almacenamos nuestros contenidos, así que se puede decir que la nube es nuestro disco duro.

Se trata de un ataque directo a otros servicios como DropBox o el mismísimo SkyDrive de Microsoft que parece que últimamente está tomando otro enfoque.

Las ventajas están claras, aunque por supuesto siempre tenemos las eternas cuestiones sobre qué pasa con nuestros archivos. ¿Y si se cae el servicio? Si dependemos de Bitcasa –o cualquier servicio similar– para almacenar nuestros contenidos importantes podemos encontrarnos con que no podamos acceder a ellos. ¿Y mi privacidad? Aquí estamos en las mismas. Nuestros archivos están en un servidor externo a nosotros, aunque los términos de servicio digan lo contrario, nadie nos garantiza que nuestros contenidos no vayan a ser expuestos a terceras personas.

Pero en teoría esto no es así. Los servidores de Bitcasa se dedican simplemente a almacenar la información, una información que se escribe bit a bit mediante el servicio y que se guarda de forma encriptada. Hasta el nombre de los archivos esta codificado, y ellos mismos se jactan de ser 100% fiables de cara a posibles investigaciones por parte de las autoridades:

Incluso si la RIAA y la MPAA vienen llamando a nuestra puerta con órdenes judiciales en la mano, todo lo que Bitcasa podría ofrecerles sería una colección de bits codificados que es imposible descifrar.

El precio del servicio será de tan sólo 10 dólares mensuales, aunque de momento se ha puesto en funcionamiento de forma gratuita para los afortunados que entren en su programa beta, algo para lo que uno puede pedir invitación en la página principal del servicio.

Sea como sea, lo cierto es que este tipo de servicios esta creciendo a un ritmo impresionante y parece que pasan por ser una de las grandes bazas de Internet ya no sólo en el futuro, sino a día de hoy.