google-plus

Que Google haya decidido abrir de par en par las puertas de Google+ es un movimiento de lo más interesante. Tras 90 días en pruebas y alguna que otra mejora significativa, Google+ estaba comenzando a desinflarse (o al menos eso se comentaba), por lo que era obligado que los chicos de Mountain View abriesen su red para evitar la pérdida de interés que se podía llegar a dar por parte de los usuarios. Esta apertura no llega sola, además de las mejoras y nuevas funcionalidades, Google lanza un segundo API (apenas una semana después del primero) que permitirá a los desarrolladores trabajar con una de las funcionalidades estrella de Google+: las quedadas (o Hangouts).

Pues sí, con este API los desarrolladores podrán trabajar en aplicaciones que integren las quedadas de Google+ dentro de sus funcionalidades. ¿Y esto que significa? Bueno, además de la gestión de los contactos, Google+ era un duro rival para el resto de redes sociales, precisamente, por estas videoconferencias múltiples tan sencillas de convocar. De hecho, gracias a este API se cumple la idea de Michael Dell de su aplicación al mundo del soporte y la atención al cliente, algo que ya sería posible desde hoy mismo.

Pero este API es mucho más, sobre todo, por las nuevas funcionalidades que se añaden a los Hangouts. Desde hoy las quedadas permiten compartir nuestra pantalla, dibujar o trabajar sobre un documento de Google Docs, funciones que también se podrán ejecutar desde este API porque, al fin y al cabo, lo que permite es realizar una videoconferencia desde una aplicación externa. Pensando un poco en estas funcionalidades, la verdad, me viene a la cabeza alguna que otra reunión virtual realizada con plataformas web con las que alguno de los interlocutores ha realizado una presentación o mostrado una demo y, de hecho, estas funciones son precisamente eso: la base de una potente herramienta de reuniones virtuales.

Servicios de atención al cliente, reuniones virtuales o plataformas de teleformación, podrían ser algunos de las aplicaciones en las que se podrían aplicar los Hangouts pero este API no es importante únicamente por esto, desde el punto de vista de los negocios y la competencia, es obligado mirar hacia un lado y fijar la vista en Skype y Facebook, los dos posibles perjudicados de este movimiento de Google.

¿Perjudicados? Bueno, recordemos que Skype ofrece un servicio de videollamada múltiple que es de pago (bajo suscripción) y que, por ejemplo, es utilizado por algunas empresas para realizar reuniones virtuales. Si a nivel personal, las videollamadas múltiples en Skype corrían el riesgo de quedarse en la cuneta ante la gratuidad de Google+, estas nuevas funcionalidades sumadas a un API (con el que construir tu propia aplicación de reuniones virtuales) puede dejar a Skype en la cuneta del sector profesional, si no en todo, quizás en el de las pequeñas y medianas empresas.

Google Docs in Hangouts-1

Por otro lado, el videochat de Facebook (soportado por Skype) sigue estando un paso atrás de las quedadas de Google+ y, ahora mismo, quizás sean dos pasos porque éste sigue enmarcado dentro de las “cuatro paredes virtuales” de Facebook. De hecho, aunque exista integración entre los chats de Facebook y Skype, no existe la posibilidad de aprovechar, por parte de terceros, estas funcionalidades.

Las quedadas de Google+ emanan cercanía e interacción a tiempo real entre los usuarios, cualidades que pueden ser aprovechadas en muchos ámbitos y que, incluso, podrían aprovecharse desde las administraciones públicas para acercarse muchísimo más a los ciudadanos. Ahora que se acercan las elecciones generales en España, ¿aprovechará algún partido las bondades de este API para organizar reuniones virtuales entre sus candidatos y el electorado? Podría ser un ágora virtual de lo más interesante.