Cada persona deja su impronta en lo que toca, en lo que hace o construye. Steve Jobs no puede ser menos y también en su caso la forma de ser, su propia personalidad, ha dibujado los procesos y modos de hacer de la compañía de la manzana hasta este momento. Para demostrarlo vamos a compartir con vosotros tres hechos asombrosos que ayudan a describir la impresionante tarea que ha llevado a cabo este hombre por los pasados años.

313 patentes a su nombre

Sí, eso mismo, tal y como se lee en el encabezado, Steve posee 313 patentes a su nombre en la respectiva oficina estadounidense. Y de ellas, en nada más y nada menos que 33 aparece su nombre como inventor directo. Algunas de las cuales tocan aspectos tan dispares como la forma de la unidad de carga de los MacBooks, la forma primigenia del Magic Mouse un año antes de que este saliera, on incluso la estructura de la escalera de cristal tan característica de algunas Apple Retail Stores.

¿Qué rasgo de la personalidad de Steve se deja entrever en esta extraña situación? Su gusto por la innovación y por lo bonito (a parte de su obsesión por las patentes). No ha sido un CEO que se dedique exclusivamente a organizar, ha estado directamente implicado en los diseños de la empresa. No en vano, en 200 de las patentes aparece su nombre junto al de Jonathan Ive, el encargado de diseño en la compañía.

Para que nos hagamos una idea de la proporción del número que manejamos, Bill Gates posee nueve patentes a su nombre en el organismo, mientras que los fundadores de Google, Larry Page y Sergei Brin, una docena. Si queréis conocer cada una de las 313 patentes The New York Times ha publicado un exhaustivo estudio al respecto.

No tiene el tono de amarillo correcto

Esta anécdota viene de parte de Vic Gundotra, actualmente encargado de la división de productos sociales de Google, pero que hace un tiempo trabaja en el departamento de aplicaciones móviles del gigante de las búsquedas. En Google+ hoy mismo ha compartido una publicación que no tiene desperdicio, de modo que vamos a intentar recuperarla prácticamente en su totalidad en este post.

Vic cuenta cómo recibió una llamada anónima un domingo 6 de enero de 2008 mientras se encontraba en un servicio religioso, de modo que decidió no descolgar. Sin embargo, al concluir el evento y acudir a su vehículo encontró un mensaje de Steve Jobs que le decía:

Vic, ¿puedes llamarme a casa? Tengo algo urgente que mencionarte.

La reacción del empleado de Google no se hizo esperar, pues le llamó de inmediato desde allí mismo pidiendo disculpas y explicando los motivos de no haber tomado la llamada anteriormente: estaba en un servicio religioso y la llamada venía de un usuario anónimo así que no lo descolgó.

¿La respuesta de Steve? Con tono sonriente:

Vic, a menos que el Caller ID diga ‘Dios’, nunca debes coger una llamada durante los servicios religiosos.

Tras unos momentos de nerviosismo en Vic, Steve mencionó el motivo de la llamada de teléfono.

Mira Vic, tenemos un problema urgente, uno que necesito solucionar pronto. Ya he asignado a alguien de mi equipo para ayudarte y espero que se pueda solucionar este problema mañana mismo. He estado mirando el logotipo de Google en el iPhone y no estoy contento con el icono. La segundo “o” en Google no tiene el tono de amarillo correcto. Es simplemente erróneo y voy a asignar a Greg para arreglarlo mañana. ¿Te parece bien?

Vic Gundotra menciona que unos minutos más tarde recibía un correo electrónico del CEO de Apple con las palabras Icon Ambulance como Asunto emplazándolo a trabajar con Greg Christie para solucionar el inconveniente. Termina recalcando el liderazgo, la pasión y el gusto por el detalle que aquel día Steve Jobs le enseñó. Y esta es la segunda parte de la personalidad de Steve que queremos evidenciar en este post, esa pasión por el detalle, ese perfeccionismo es parte de la garantía de éxito de la que ha disfrutado la empresa en este tiempo.

Solo una semana más tarde tenía lugar la Macworld de San Francisco, y el CEO de la compañía quería tenerlo todo listo, no solo la organización del evento, o la comodidad de los asistentes, ni tan siquiera sus palabras, sino solo el tono de amarillo de un icono.

¿Por qué **** no hace eso que dices?

Esta anécdota para terminar pone de relieve otra de las características de la personalidad de Steve como CEO de Apple, su exigencia, su inconformismo, su continua presión para estrujar los equipos humanos al máximo con el fin de que aporten todo su potencial. Se publicó hace unos meses pero lo volvemos a compartir aquí, pues según se cuenta, tras los primeros problemas que dio el servicio MobileMe tras su presentación en 2008 se dice que Steve reunió a todo el equipo de desarrollo del servicio y preguntó.

¿Puede alguien decirme que se supone que debe hacer MobileMe?

Alguien le dijo la respuesta oficial de lo que debería ser, a lo que Jobs respondió:

¿Y entonces por qué ***** no hace eso que dices?

Jobs estaba particularmente ofendido por el hecho que al experto tecnológico del New York Times, Walt Mossberg, no le gustaba MobileMe y lo criticó por su deficiente servicio en un artículo.

Mossberg, nuestro amigo, ha dejado de escribir cosas buenas sobre nosotros.

En esa misma reunión Steve acusó a los miembros del departamento de estar manchando la reputación de Apple y nombró a nuevos encargados del área para renovar el servicio y su eficiencia.

Es decir, con solo tres historias hemos puesto en evidencia los tres rasgos visibles más importantes de Steve Jobs y que más han contribuido a posicionarlo como uno de los mejores consejeros delegados de todos los tiempos: exigencia y gusto por el detalle y la innovación.