Es una buena ocasión hoy para hacer retrospectiva y formarnos una idea general de cómo Steve Jobs ha contribuido a la empresa de la manzana. En este caso lo vamos a hacer mediante otra de sus creaciones. Como seguramente sabréis Jobs estuvo desligado de Apple durante una temporada. Así, aunque ayudó a crearla junto a Wozniak en 1976, en 1985 dejó la empresa por grandes diferencias con el CEO de aquel entonces, John Sculley y aquel fue un tiempo que Steve aprovechó para experimentar con una nueva compañía llamada NeXT.

Conocer NeXT es conocer un poco más a Jobs a la vez que es conocer un poco más a Apple, porque muchas de sus innovaciones fueron incorporadas más tarde a la empresa de Cupertino.

Tímidos inicios

En un principio, la idea de Steve Jobs era crear una empresa que fabricase y vendiese ordenadores para el sector educativo y el empresarial ofreciendo una máquina con un hardware y un software expresamente diseñados para ella. Así es como siempre Jobs ha concebido el mundo informático, no en vano expresó lo siguiente en 1994.

El problema es que en el hardware no se puede construir un equipo que es dos veces mejor que el de cualquier otro. Demasiadas personas saben cómo hacerlo. Tienes suerte si puedes hacer uno que sea un tercio o un 50% mejor. Y entonces, sólo pasarán seis meses antes de que todo el mundo se ponga al día. Pero se puede hacer en software.

Hay quien piensa que los planes ocultos de Jobs era por aquel entonces crear una nueva Apple para de ese modo vengarse de los que le obligaron a irse. Pero eso nunca lo sabremos porque la misma empresa que creó entró en pleitos contra él acusándolo de malas prácticas. De modo que Jobs se vio obligado a centrarse en el campo de las estaciones de trabajo para trabajos dedicados profesionales.

La primera NeXT Computer para venta fue presentada y empezó a ser instalada en un número limitado de universidades al año siguiente. Aquel ordenador ostentaba el honor de seguir los postulados de Paul Berg, un profesor universitario que convenció a Jobs años antes para hacer una estación de trabajo 3M: con una memoria de más de un megabyte, una pantalla de megapíxeles y un rendimiento de megahercios. Para implantar esta teoría utilizaron una CPU de 25 MHz Motorola 68030, ofrecieron al cliente entre 8 y 64 MB de memoria RAM y una pantalla de 17 pulgadas en blanco y negro de 1120 por 832 píxeles. Es decir, mucho más adelantado que lo ofrecido por aquel entonces en la mayoría de fabricantes.

A pesar de que se produjeron miles de NeXT Computers en 1988, los primeros años no fueron épocas marcadas por grandes ventas. Del primer ordenador NeXT, se pasó al segundo en 1990 pero aquel modelo tampoco logró ofrecer ganancias a Steve Jobs, a pesar de la entrada en el capital de Canon y otros potentes inversores.

El software

Entonces, ¿por qué decimos que NeXT influyó en Apple posteriormente? A pesar de todos los contratiempos considerados, la nueva aventura de Steve Jobs no se puede considerar como un fracaso cuando analizamos el apartado de software. Como hemos dicho al principio Steve entró en esta nueva etapa asumiendo muchos riesgos y experimentando en cada campo computacional, tanto es así que la creación del software se contrató a Avie Tevanian, uno de los ingenieros del kernel Mach en la Carnegie Mellon University. Este personaje desarrolló el sistema operativo NeXTSTEP para la NeXT Computer.

Las principales innovaciones que introdujo este nuevo sistema operativo fue el uso de Objective-C como lenguaje de programación, así como que fuera un sistema operativo orientado a objetos, lo que facilitaba enormemente la labor de desarrollar aplicaciones en este entorno, simplificando muchas tareas del programador.

Tampoco podemos olvidar su gran motor gráfico, muy por delante del resto de máquinas de su tiempo. Tanto fue el éxito que cosechó este sistema operativo que en 1993 NeXT canceló su división de hardware para centrarse exclusivamente en comercializar el software. Por poner unos cuantos ejemplos de sus utilidades, NeXTSTEP fue usado para desarrollar tres hitos de nuestra época:

  1. El primer navegador y servidor web de la mano de Tim Berners-Lee del CERN.
  2. John Carmack construyó dos de sus juegos pioneros, Wolfenstein 3D y Doom.
  3. Muchas grandes empresas como Dell, Disney, WorldCom, y la BBC utilizaron WebObjects, la plataforma para la construcción de grandes aplicaciones web dinámicas que derivaron de NeXTSTEP.

En 1996 habían pasado más de diez años de la salida de Jobs de su primera empresa y la situación había cambiado tanto que Apple acabó adquiriendo NeXT por 400 millones de dólares. Toda la escena parecía girada, en ese momento el director ejecutivo de Apple había perdido credibilidad tras sumir a la compañía en una situación crítica mientras que NeXT tenía dos maravillas en su haber, un CEO increíble y un sistema operativo envidiable.

Es por eso que en cuanto Steve vuelve a la compañía que lo vio crecer, suspende el programa de software Mac OS para adaptar OpenStep (derivado de NeXTSTEP) a los Mac. ¿Dónde vemos hoy día la influencia de esta antigua aventura? Ya hemos dicho una de ellas, como probablemente estés leyendo este artículo a través de un navegador, esa es la primera y más obvia de las influencias de NeXT. Pero hay más, la iTunes Store, por poner un ejemplo utiliza WebObjects y si llevas el cursor hasta la parte baja de tu pantalla, sí, el dock, es una utilidad heredada de aquella época en que Jobs estuvo fuera de Apple para reinventar Apple al fin y al cabo a su regreso.

Y el resto de la historia ya lo conocemos, el nuevo consejero invirtió la dirección de la compañía cancelando proyectos inservibles y potenciando otros como os iPods y los iMacs hasta colocar a Apple en la situación actual, pero eso, eso es motivo de otro post, no este.