AndroidEvil

Android, a día de hoy, es el rey indiscutible de los smartphones que, en muy poco tiempo, se ha extendido hasta dominar el mercado y calar bastante hondo entre los usuarios. Sin embargo, la popularidad de Android también lleva de la mano algo menos bonito y bastante preocupante: el malware. Cada vez con mayor asiduidad encontramos noticias relativas a las apariciones de malware y a la seguridad de los markets de aplicaciones y que, según McAfee, han aumentado en este último trimestre en un 76%.

Según la firma de seguridad, Android es el sistema operativo móvil más atacado, algo que está totalmente en correlación con su popularidad y el parque de terminales desplegado entre los usuarios. Según comentó Vincent Weafer, Vicepresidente Senior de McAfee Labs:

> Este año hemos asistido a cifras de récord en cuanto a aparición de malware, especialmente en los dispositivos móviles, aumento que está directamente relacionado con la popularidad de este tipo de dispositivos

Los datos de McAfee muestran el ascenso del malware para Android durante el segundo trimestre del año (un ascenso del 76%) y superaría las cifras de Symbian que, hasta la fecha, era el sistema operativo más atacado de los existentes.

> El rápido ascenso del malware para Android durante el segundo trimestre indica que la plataforma será un objetivo potencial de los cibercriminales

¿Es Android un sistema operativo realmente inseguro? La verdad es que cuesta creerlo, porque de ser así derribaría el mito de la seguridad de Linux. ¿Y dónde está el problema? Bueno, el incremento del malware no hace más que reforzar el dato de la popularidad de Android, al fin y al cabo, los que tienen malas intenciones suelen poner su foco en los sistemas con mayor cuota de mercado para, así, aumentar sus probabilidades de éxito, sin embargo, que Android sea popular no lo hace ser inseguro.

android_1

Desde mi punto de vista, el usuario tiene mucho que poner de su parte para evitar cualquier tipo de intrusión en su terminal, al fin y al cabo, las aplicaciones no se instalan solas y, además, el usuario debe darles los permisos adecuados. Por tanto, Android en sí no es inseguro, simplemente, hay una cadena que, quizás, tenga demasiados huecos.

Por un lado, el Android Market no tiene un control de calidad que, teniendo en cuenta el alto número de dispositivos en circulación, le haría falta tener para que las aplicaciones que se ofrezcan a los usuarios tengan ciertas garantías de estar libres de malware. Creo que Google tiene cierta responsabilidad con la tienda que gestiona, sobre todo, porque percibe un porcentaje del precio de la aplicación y, al sacar beneficios, debería aportar esa tranquilidad al usuario. El usuario también debe poner de su parte y, antes de instalar, debería revisar los permisos necesarios que necesita una aplicación, para hacerse una idea de lo que necesita y cuestionarse ciertas cosas en caso necesario, sobre todo en los markets menos fiables, como los de China.

¿Y vosotros qué pensáis? ¿es Android un sistema inseguro o este aumento del software malicioso es un efecto de la popularidad?