HP

Ayer nos quedamos helados al conocer el anuncio que realizó HP: suspenden el desarrollo de dispositivos con WebOS como consecuencia de una gran reestructuración de las líneas de negocio de la compañía en la que se baraja la escisión de la división de Sistemas Personales (PCs, tablets, móviles, almacenamiento, etc) de la matriz. Con este sorprendente anuncio, HP, que estaba atravesando una época complicada (con unos malos resultados financieros), intenta soltar algo de lastre de los sectores en los que menos beneficios estaba teniendo (dispositivos móviles) pero que choca frontalmente con la adquisición de WebOS a Palm de hace poco más de un año y del dinero invertido en WebOS durante todo ese tiempo.

A principios de año, HP levantó muchas esperanzas con WebOS cuando anunció que estaba trabajando en su inclusión en impresoras o PCs, una noticia que tuvo una gran acogida y que nos hizo pensar en la posibilidad de adquirir portátiles de HP con WebOS instalado pero que, al final, se ha quedado en una simple cortina de humo.

¿Y tiene sentido este frenazo a WebOS? Realmente, creo que no, al menos, de la manera que lo han hecho. Está claro que el mercado de la movilidad está dominado por Android e iOS, sistemas operativos que dotan un amplio espectro de los smartphones y tablets que tienen los usuarios y en el que BlackBerry o Windows Phone intentan hacerse un hueco con sus productos. HP, en este sentido, ha sido muy lento y el time-to-market de sus productos ha sido excesivamente alto, con un tablet, el TouchPad, recién llegado a un mercado que, tras este anuncio, se le va a poner bastante difícil.

Abandonar WebOS así, de manera repentina, perjudicará enormemente las ventas de los dispositivos que lanzaron al mercado, básicamente, porque ningún consumidor va a adquirir un producto con un sistema operativo descontinuado y, por ahora, sin futuro. Ha sido un anuncio bastante torpe y precipitado que podrían haber planteado de otra forma, estirando algo más el ciclo de los productos que ya estaban en comercialización; algo parecido a lo que hizo Nokia con Symbian después de anunciar su alianza con Microsoft (una desaparición paulatina). HP ha iniciado la búsqueda de fabricantes que integren WebOS en sus productos (de la misma manera que se integra Android o Windows Phone), sin embargo, si HP no ha sido capaz de mantener a flote este barco, va a ser complicado que un integrador pueda hacerlo. Quizás, el hecho de que Google haya adquirido Motorola, es decir, se haya comprado un fabricante de móviles, pueda ser una oportunidad para que WebOS pueda saltar a otros integradores si, por ejemplo, Google diese algún giro a la utilización de Android o diese «demasiada» prioridad a los productos que salgan de la línea de producción de Motorola.

thumb_450_hp-webos-400x218

¿Y por qué se ha hundido WebOS sin apenas haber navegado? La mayoría de analistas coinciden en que en un mercado dominado por Android y por iOS, prácticamente, el sector de la movilidad no tiene cabida para ningún otro actor, es más, algunas voces apuntan a que quizás no sea la única caída que veamos. Por otro lado, otros expertos apuntan a que, en épocas de crisis y de alta competitividad, las empresas no pueden abarcar una cartera de productos tan amplia y, por tanto, deberían poner el foco en aquellas áreas donde tienen más éxito. En el caso de HP, una compañía que fabrica hardware (de todo tipo) y desarrolla software, la división de productos «no profesionales» estaba siendo un lastre que hacía caer las acciones a mínimos históricos.

HP está reconociendo lo que el mundo ha reconocido: que el hardware en términos de consumidores ya no es un negocio que tenga crecimiento

Por otro lado, lanzar al mercado un tablet, aunque sea tecnológicamente muy avanzado, no es sinónimo del éxito. Hay un componente adicional a tener en cuenta, el ecosistema de aplicaciones, algo que también determina el éxito de un sistema operativo móvil y que, por ejemplo, le está costando bastante trabajo sacar adelante a RIM y su PlayBook.

Tablets webos

Como se suele decir, «entre todos lo mataron y él solo se murió», quizás esa podría ser la frase que resuma este abandono de WebOS por parte de HP. Unos costes excesivos (la adquisición a Palm y costes de desarrollo), un time-to-market demasiado alto, un anuncio demasiado temprano (que dejó mucho margen de maniobra a sus competidores para reaccionar) y una abrupta decisión de cancelación son el cúmulo de factores que han hecho que WebOS se quede en «algo que pudo ser».

Del abandono de WebOS, seguramente, tanto Microsoft como RIM, puedan aprender bastante, sobre todo, si no quieren ser los siguientes en abandonar esta carrera de fondo que es el sector de la movilidad.