Este no es un lanzamiento nuevo pero lo descubrí algunos minutos atrás y, no sólo me molesta no haberlo conocido antes, sino que también me parece que merece una publicación; es uno de esos desarrollos que no pueden pasar desapercibidos y que merecen nuestra atención. FontBook, el legendario libro tipográfico ha sido lanzado en forma de aplicación para el iPad.

FontBook es un libro que condensa prácticamente todos lo que hay que saber sobre tipografías, es decir es una herramienta fundamental para diseñadores, artistas, y amantes de los tipos de letras. Fue escrito hace más de dos décadas por Erik Spiekermann y, luego de todo este tiempo, aún tiene vigencia, es una fuente bibliográfica de referencia, y hace su aparición en la tableta de Apple:

“El libro original de FontBook -publicado por primera vez dos décadas atrás en 1991– ha sido una herramienta indispensable para los diseñadores en todos lados. No sólo por ser una fuente de referencia y de búsqueda de tipos de letras específicas sino también por permitir la auto-educación, simplemente hojear las páginas al azar, maravillándose por la amplitud de formas y estilos disponibles, y encontrando la inspiración en este depósito inagotable de creatividad tipográfica.”

Por esta razón, por ser una suerte de Biblia, el libro original no era precisamente algo que se tuviera todo el tiempo en la mochila o en el bolso. Dicho de otro modo, presentaba una mirada enciclopedista sobre los tipos de letras, convirtiéndolo en una publicación minuciosa pero, a su vez, pesada y poco transportable:

“El libro ejemplifica un enfoque enciclopédico: si una fuente existía en algún lugar, probablemente aparecería en FontBook. Esto no sólo lo hizo completo, sino que también significó que FontBook no era exactamente portátil. Mi edición de 1998, que contiene más de 25.000 fontspecimens, pesa 2,5 kilogramos y tiene unos 5,6 centímetros de espesor. No cargaré esta cosa conmigo cuando salga de mi casa para visitar a un cliente.”

Pero la tecnología y, más precisamente, lo dispositivos técnicos han cambiado: con el surgimiento de las tablets, del iPad de Apple, ahora sí es posible cargar este libro a todos lados, ya no se trata de aquél “ladrillo” que provocaba terribles dolores de espalda al final del día. La esencia de FontBook para iOS es la misma de la publicación en papel: condensar todos los saberes y los conocimientos sobre las diferentes tipografías. Con más de 620 mil entradas, FontBook para iPad presenta una interfaz limpia y ordenada, permitiéndole al usuario encontrar y descubrir un sinfín de tipos de letras. Pueden realizarse consultas ordenando la vasta colección por orden alfabético, por diseñador, por clases o tipos de letras, por fundación, o por año. En adición, una vez comenzada la búsqueda, se podrá seguir filtrando hasta llegar a la tipografía deseada.

Cada tipo de letra presenta un cartel que ejemplifica su uso, una vista previa interactiva donde se pueden configurar tres diferentes tamaños, un listado de caracteres compatibles y cómo se verían bajo esa fuente, y un resumen de información. Es decir, cada tipografía presenta minuciosa información, perfectos para no perder de vista ningún detalle.

Sin lugar a dudas, como mencioné, es un gran reemplazo al libro y, al tener una interfaz tan rápida y elegante, hasta podría decirse que es más funcional y más efectivo que aquél manual de casi 3 kilogramos. Sin embargo, un aspecto no muy positivo de esta aplicación es que fue diseñada para que esté constantemente en línea. En otras palabras, sin acceso a la Internet se pierde casi el 90% del contenido, convirtiéndola en una experiencia no muy grata. Además, casi como si se tratará de una maldición -o de un homenaje a su versión original en papel–, la aplicación FontBook pesa alrededor de 524MB. Si deciden comprarla, asegúrense de estar en una buena conexión.

FontBook puede ser adquirida por 5,99 dólares en la App Store. Es compatible con iPad y requiere iOS 4.2 o posterior.