Mientras una buena parte de los hispanohablantes están pasando frío, otra buena parte se encuentran en pleno y caluroso verano, de hecho muchos por estas fechas preparan sus vacaciones o hasta empiezan a recoger sus bártulos para volver a sus hogares desde zonas soleadas junto al mar. Sea como sea, y continuando con una serie de posts que iniciamos hace semanas, hemos venido a completar la ronda de aplicaciones y/o accesorios para los diferentes dispositivos de Apple y en este caso le ha tocado el turno al iPhone.

¿Qué tipo de complementos podemos colocar en el iPhone para que se halle más acorde a la época del año en que estamos? Veamos:

Flip-flop Series

Con un aspecto muy veraniego, nos llega la funda Flip-flop, una funda de silicona de hasta diez colores que imita la forma de una chancla de playa. Al ser de silicona servirá de protección para cualquier golpe infortunado. Al mismo tiempo, sus dos tiras nos ayudan a sostener el iPhone en la mano así como a colocarlo sobre algunas otras superficies.

La cobertura protege totalmente la parte posterior así como los laterales al tiempo que permite el acceso a la conexión dock y a los auriculares. Su precio es de 5,46 dólares aunque hacen pequeños descuentos por cantidades, por tanto se trata de un pieza bastante asequible.

Rainballet de the joy factory

Se trata de una funda acuática que nos permitirá disfrutar del iPhone 4 mientras estamos en la piscina o en la playa. Rainballet consiste en dos plásticos resistentes sujetos mediante una estructura de plástico que le sirve de protección contras las caídas. Por supuesto permite el uso de la pantalla táctil aunque imposibilita acceder a los botones de volumen, bloqueo y mute.

Su precio es de 49,95 dólares y seguro que más de uno de nuestros lectores habría agradecido tener una de estas fundas a su disposición antes de ese grave incidente que dejó su iPhone 4 sin funcionamiento.

Lifepouch

No es la primera vez que hablamos de este artilugio llamado Lifepouch, es una magnífica solución para cuando hacemos visitas turísticas pues es un pequeño bolso en el que introducir nuestro iPhone para después colgarlo en nuestro cuello. Para los tours por la ciudad en nuestras escapadas puede ser el compañero perfecto, aunque siempre habrá que tener cuidado con los carteristas.

Para sacar el máximo partido a este accesorio se debe instalar en el iPhone la aplicación LifeLapse con las que podremos hacer un seguimiento fotográfico de los espacios por los que nos movamos sin necesidad de que saquemos el iPhone de su envoltorio, automáticamente hará una foto cada 30 segundos. El precio del complemento es de 9’99 dólares.

Faucet stand de Elecom

Curioso lugar en el que dejar descansar nuestro iPhone (o hasta nuestro iPad) pues Faucet es un stand que imita al agua que cae desde un grifo. Precisamente las pequeñas ondas dejadas en la superficie de base son usadas por estos diseñadores para que sirva de tope que asegure la posición estable de nuestro terminal telefónico.

Lástima que no sepamos nada de su disponibilidad y precios, pero si os gustan las ideas originales esta es sin lugar a dudas una de ellas.