Con la reciente resolución de un tribunal alemán en contra de la comercialización del Samsung Galaxy Tab 10.1 en Europa muchas son las opiniones enfrentadas que han surgido. Por un lado están los que entienden que esto haya ocurrido porque en parte la coreana se lo estaba buscando desde hace meses, y por otro lado podemos leer razonamientos que profundizan en cuestiones totalmente opuestas.

En un post relacionado de hace unos días algunos lectores mencionaron que la gran paradoja de toda esta controversia es que Samsung es uno de los mayores proveedores de componentes de Apple. ¿Cuánto de verdad hay en esta afirmación? Mucho. Solo hay que ver la siguiente gráfica que muestra cuáles son los diferentes fabricantes que suministran los componentes del iPhone a la marca de la manzana y en qué medida aportan al global de piezas.

Los datos se han extraído de un estudio realizado por iSuppli una empresa que intenta averiguar los componentes integrados en los productos electrónicos para luego ofrecer alternativas o piezas a servicios técnicos y particulares. Como se puede ver Samsung es un proveedor muy importante, en realidad el más importante, del iPhone 4 suministrando hasta un 26% del coste total de producción del terminal creado por los chicos de Cupertino. Además se trata de los componentes interiores más significativos y que más contribuyen a su valor definitivo: la memoria flash y la memoria RAM.

En otro orden de cosas, podríamos obtener similares conclusiones si analizásemos el iPad 2 por ejemplo. Incluso la pantalla del tablet de Apple es fabricada por Samsung tras un fallido intento de cambiar el suministro por el de la empresa LG. Es decir, que sí, que Samsung es una gran proveedora de componentes para Apple y por tanto es extraño que la californiana se embarque en unas demandas que podrían causarle perjuicio. La situación entonces tiene muchas lecturas:

  • Si aún así los ejecutivos de Apple están dispuestos a demandar demuestran lo convencidos que están de que Samsung está copiando.
  • Apple pretende en último término poner a Samsung contra las cuerdas para conseguir mejores precios de componentes o producciones exclusivas a cambio de una relajación en los litigios.
  • Apple ya tiene diversas alternativas por si Samsung le falla y por tanto no le importa las consecuencias en la línea de producción.

A pesar de todo, no deberíamos confundir términos y si con esta gráfica superior extraemos como conclusión que Apple no tiene derecho a demandar a Samsung estaríamos mezclando proveer con crear. Apple es la que ha creado el iPhone y el iPad, la que los ha diseñado, tanto a nivel hardware como a nivel software, Samsung lo único que ha hecho ha sido proveer a la empresa de la manzana algunos componentes para realizarlo.

Obviamente Samsung ha tenido acceso a diseños, prototipos, etc, ¿aprovecharon la oportunidad para estudiar a fondo el terminal de la manzana y obtener información para luego realizar sus propios productos? No lo podemos asegurar, pero Samsung es una empresa que busca vender y ganar dinero, igual que Apple, y por todo eso nos encontramos en las circunstancias actuales.