El día de ayer aquí en AppleWeblog les comentaba que la artista islandesa Björk lanzó una nueva aplicación para iOS con motivo del próximo debut de su octavo álbum de estudio. A partir de esta noticia comencé a indagar sobre otros desarrollos para iPod Touch, iPhone, e iPad que estén estrechamente ligados a la música, más particularmente a artistas musicales de renombre. A continuación les presento estos interesantísimos y creativos casos, quizá recuerden algunos de ellos de publicaciones anteriores.

Oscillo Scoop

Esta aplicación guarda relación directa con el lanzamiento de Björk. Como les conté ayer, la aplicación bautizada como Biophilia fue desarrollada por el estudio francés M/M, y por Scott Snibbe. El nexo entre ambas es, precisamente, este nombre. Scott Sona Snibbe es un artista audiovisual e investigador de la interactividad que ha trabajado con otras celebridades como James Cameron, Brian Eno, y Laurie Anderson. Entre sus proyectos encontramos a la aplicación para iPad, iPhone e iPod Touch, Oscillo Scoop.

Como habrán apreciado en el video, este desarrollo le permite al usuario hacer música electrónica de un modo lúdico y diverido. Es decir, permite la composición musical a través del juego, evitando los controles y las configuraciones complicadas o complejas. Sin lugar a dudas es un experimento digno de ser “testeado”, especialmente si eres una de esas personas que sienten curiosidad por la música y por lo experimental. Cabe señalar que si se coloca al dispositivo iOS en modo horizontal o panorámico, veremos los “controles” de forma más lineal y tradicional.

OscilloScoop puede ser adquirido por 1,99 dólares (http://itunes.apple.com/us/app/oscilloscoop/id431862052?mt=8) en la App Store. Es compatible con iPhone, iPod Touch, e iPad, y requiere iOS 3.2 en adelante.

Flying Lotus Fieldlines

Estrictamente hablando, este desarrollo no es para iOS. Flying Lotus Fieldlines fue creado con openFrameworks y puede ser descargado gratuitamente tanto en Mac como en PC. Es una aplicación de realidad aumentada que le permite al usuario utilizar la cámara web para interactuar con objetos. En otras palabras, gracias al uso de la webcam, es posible jugar y manipular los elementos de la portada del álbum Cosmogramma, de la banda musical Flying Lotus.

Recuerdo haberme topado con Flying Lotus Fieldlines meses atrás. Los conocí porque se relacionan con una de mis bandas favoritas, Radiohead, y al descubrir que estaban llevando a cabo experimentos audiovisuales para promocionar su disco, me encantaron. No dejen de visitar su sitio web oficial, tengo entendido que acaban de lanzar otro desarrollo llamado Trigger que parece ser digno de unos minutos de nuestro tiempo.

Bloom

Del recientemente mencionao músico, compositor, y productor Brian Eno, esta aplicación ya tiene casi tres años de existencia pero no por ello deja de ser menos interesante. Bloom propone una experiencia simple y entretenida: un generador de “ambientes” coloridos y sonoros.

Como habrán notado, su funcionamiento es muy simple: básicamente, consiste en tocar la pantalla para crear burbujas o círculos musicales que serán reproducidos en secuencia. En relación a esto, me gustaría aclarar los siguiente: tres años más tarde, esta aplicación nos remite a un lugar común, a un funcionamiento obvio y predecible. Sin embargo, me parece interesante de rescatar porque, de algún modo, sentó las bases sobre las cuales otros desarrollos posteriores fueron edificados; le abrió las puertas a un sinfín de aplicaciones experimentales, muchas de la cuales disfrutamos a diario.

En relación a esto último, ésa es la justificación, el porque de presentar y explorar tres desarrollos relacionados al mundo de Apple, más allá de cuándo hayan sido lanzadas o creadas. Creo que las tres aplicaciones de esta publicación, además de compartir su nacimiento a partir de la música o de celebridades del ámbito musical, fueron, de algún modo, la inspiración y marcaron la tendencia de muchas otras que vimos y que vemos hoy en día (por ejemplo, la de Björk). Si no han tenido la oportunidad de probarlas, se las recomiendo. Tal vez no les parezcan maravillosas y deslumbrantes pero no tengo dudas de que pasarán un divertido rato, y hasta es posible que actúen como musas inspiradoras. ¿Han podido jugar con alguna de ellas?¿Se les viene a la mente algún otro desarrollo similar?