Fanáticos de Android ya conozco a unos cuantos y todos ellos probablemente se vayan a emocionar con este robotito manejado a través de un control remoto. Se trata de la mascota del sistema operativo de Google que creó un fanboy con muchas capacidades en Taiwán con sólo un cubo de la basura (que fue obviamente moldeado), un poco de maña y un Arduino.

El cubo de la basura es lo que se utilizó para el cuerpo y la parte de la cabeza y las dos antenas que tiene en la cabeza funcionan como receptores. En su interior posee un microcontrolador Arduino que es básicamente el corazón del robot que permite controlar las luces, movimientos y demás. Usa una pantalla LCD en la parte baja de su cuerpo y, finalmente, una batería que permite recargarse a través de un puerto USB.

Los brazos del amigo hecho de circuitos se mueven para arriba y para abajo y tiene ruedas que permiten que el androide se mueva por donde quiera. Finalmente, los ojos, como se imaginarán, están compuestos de luces LED verdes. No queda más de disfrutar del video.