Ayer mismo recogíamos los rumores de que las nuevas PlayStation 3 prescindirían de salidas analógicas de vídeo en pos de un nuevo estándar relativo a la reproducción Blu-Ray.

Éste implicaría la supresión de conexiones por componentes, S-Video y de vídeo compuesto en todos los reproductores fabricados más allá del 31 de diciembre de 2011.

Hoy mismo Sony ha confirmado la información, aunque matizándola. No hay motivo para el alarmismo en tanto la exclusividad del Blu-Ray como conexión tan sólo afectará a las películas en Blu-Ray, no a los juegos o a cualesquiera de las funciones del sistema en sí, como pensamos en un primer momento.

Dicho de otro modo, quienes aún tengan conectada la consola por alguna otra vía, podrán seguir jugando con ella como hasta ahora:

La nueva serie CECH-3000 requiere HDMI únicamente para la reproducción de películas en Blu-Ray, de acuerdo a los estándares de la AACS. PS3 continuará soportando salida por componentes en el juego HD y el streaming de contenidos.

El AACS al que refiere, equivale a The Advanced Access Content System, estándar DRM por el que la resolución de vídeo en alta definición se compatibiliza únicamente con cables HDMI y DVI a partir de 2014.

Lo cierto es que, con los precios actuales, un LCD HDMI de gama media sale bastante económico, así que tal vez sea ésta la excusa definitiva para dar el salto a la alta definición.