Desde que fueron lanzados los smartphone –o mejor dicho, desde que fueron haciéndose con el terreno–, consultar el correo electrónico o determinada información en Internet esta tan sólo a una tarifa de datos y a unos segundos de distancia. Cualquiera, allá donde se encuentre, puede mirar si ha recibido ese correo tan importante, o incluso contar la buena noticia a través de Twitter o Facebook.

Las posibilidades son infinitas, tanto que han llegado a desplazar a la parte telefono. Mi compañero Manu Contreras lo explica muy bien en un interesante artículo de la semana pasada llamado Quiero un smartphone, pero sin el «phone».

Hoy, haciendo mi lectura matutina de feeds, descubro que aproximadamente un 35% de la gente consulta su correo de trabajo en su tiempo libre, y no sólo eso, sino que el mismo estudio recoge que en la mayoría de los casos molesta a la pareja y puede provocar problemas en la relación.

El estudio ha sido realizado por YouGov y ha implicado la participación de 2.000 británicos de entre 25 y 44 años de edad, concluyendo que una de cada cuatro personas que tienen un smartphone –y un trabajo– consultan el correo corporativo cuando ya han salido de la oficina, con un desglose que especifica aún más datos, como el número de personas y veces que consultan dicho correo en vacaciones.

Aunque sin duda, una de las partes espinosas es lo que os contaba hace un rato, el hecho de que un 37% de los hombres admiten que hacerlo molesta a sus parejas, mientras que lo mismo pero hecho por parte de mujeres termina con un 28% de compañer@s enfadad@s.

Imagen: The Telegraph